Skip to content

¿Qué hacer en caso de intoxicación en mascotas?

13 enero, 2012

Existen plantas y sustancias que pueden matar a los animales de compañía. Un listado de sustancias tóxicas, cómo prevenir y qué hacer si las ingieren.

Para aquellas personas que poseen un jardín, patio trasero con plantas de exterior o incluso plantas de interior en su casa o departamento, es una buena manera de tener un entorno más verde y agradable. Y para algunos perros y gatos, que aunque son básicamente carnívoros, este enfoque es compartido ya que gustan de ingerir plantas… sin saber que pueden ser tóxicas.

¿Por qué ingieren plantas?

Una teoría es la necesidad de ingesta de fibra y por ello la buscan en las plantas: al ser depredadores por naturaleza sus ancestros suplían esta necesidad al ingerir la fibra del contenido intestinal de sus presas. En tal caso podría haber una deficiencia de fibra en la dieta de nuestra mascota y de ser así, optar por un alimento más completo o añadir un puñado de avena a su plato de comida. En el caso de los gatos, por ejemplo, gustan de comer la llamada catnip o hierba gatera, que además de ser inocua les produce una sensación placentera y les ayuda a expulsar las llamadas “bolas de pelo”.

Plantas tóxicas más comunes

Aloe vera (sábila), azalea, begonia, clavel, crisantemo, gladiola, narciso, hiedra, lilis, tulipán e incluso plantas de tomate. Todas estas causan algunos o varios síntomas como vómito, depresión, diarrea, anorexia, temblores, babeo excesivo, debilidad, pérdida de coordinación, parálisis, bajo ritmo cardiaco, irritación de labios, lengua y parte interna del hocico, dificultad para tragar e incluso falla renal, así que hay que estar atentos si nuestra mascota presenta algunos de los síntomas antes mencionados.

La toxicidad de los cigarrillos

Aunque suene extraño, un perro puede sentirse atraído a comer un cigarrillo debido a los saborizantes añadidos al mismo; considerando que un solo cigarro contiene hasta 25 mg de nicotina y que una proporción de 10 mg/kg de peso del animal puede ser mortal, basta con que nuestro perro ingiera menos de una cajetilla de cigarros para que comience a mostrar signos de intoxicación aproximadamente a la hora de haberlos ingerido. Entre los síntomas están: temblores, debilidad, falta de coordinación en sus movimientos, depresión o hiperactividad, babeo, dificultad para respirar, pupilas dilatadas, vómito, diarrea e incluso arritmias cardiacas o colapso.

El chocolate: un placer no tan dulce

Así como muchas personas gustan de esta golosina, también hay perros que se deleitan con ella y no falta el que no duda en compartir un trozo de brownie de chocolate con su perro. No es tanto el chocolate en sí que es tóxico, sino las sustancias que contiene, la teobromina, así como cafeína y un alto contenido en grasas, sobre todo el chocolate oscuro. Estos compuestos no son tan tóxicos en dosis bajas, pero sí depende de la cantidad ingerida y del peso y sensibilidad de cada perro para que pueda, incluso, ser mortal. Los síntomas van desde vómito y diarrea hasta jadeos excesivos, hiperactividad o desasosiego, micción excesiva e incremento en la frecuencia cardiaca.

Picaduras de insectos y arácnidos

En algunos perros no pasa de ser una experiencia desagradable al ser picados por una abeja o araña, pero hay que observar si hay cambios como: salivación excesiva, jadeos, inflamación del área afectada o peor aun, un choque anafiláctico en el que haya hinchazón incluso en la garganta, poniendo en peligro la vida del animal. En el caso de algunas arañas las enzimas que producen necrosan el tejido de la piel, ocasionando que se desprenda, haya sangrado e incluso infección (ver foto abajo).

¿Qué hacer si mi mascota se ha intoxicado?

En el caso del tabaco, inducir el vómito, y si ingirió gran cantidad de cigarrillos, hacer un lavado gástrico. Se sugiere darle carbón activado y dar fluidos vía intravenosa. Si se trata de chocolate, el veterinario seguramente canalizará al animal (fluidos vía intravenosa), le prescribirá algún medicamento contra el vómito y en el caso de presión sanguínea alta, podría darle medicamentos para disminuir el ritmo cardiaco.

Si se trata de sustancias químicas como blanqueadores o limpiadores, se sugiere lavar el hocico y zonas de contacto profusamente con agua. Si son otras sustancias, debe tomarse el empaque o envase y llevar inmediatamente a nuestra mascota con el veterinario, para que sepa cómo tratarla. No se sugiere inducir el vómito ni tampoco darle medicina (sea para animales o para humanos), porque se podrían ocultar los síntomas e incluso, ser contraproducente. Y tratándose de plantas, dependerá del tipo y de los síntomas que presente, así como una evaluación completa del veterinario para determinar el tipo de tratamiento que requiera.

En el caso de picaduras de insectos, llevar a la mascota de inmediato con el veterinario. Si bien es sumamente útil tener un antihistamínico en casa (prednisolona es uno), es preferible preguntarle anticipadamente cuál puede dársele a nuestro animal y en qué dosis. En el caso de picadura de una araña, se debe drenar y limpiar bien la zona afectada utilizando una torunda de algodón empapada en agua oxigenada, utilizar una pomada cicatrizante que cubra bien la zona de tejido expuesta (ya que el tejido necrosado se desprende) y aplicar un antibiótico (clindamicina).

Se recalca que lo anterior debe ser prescrito y avalado por un médico veterinario y no sustituye su consulta.

La prevención

Para muchos dueños de mascotas, el tenerlas equivale a tener una especie de hijo, no sólo por los gastos y cuidados que requiere, sino porque hay que estar atentos a posibles accidentes (en este caso, intoxicación). Y al igual que con los niños, lo que mejor funciona es la prevención ante todo: simplemente con poner lejos de su alcance plantas potencialmente tóxicas o cigarrillos y golosinas bajo resguardo, es más que suficiente para evitar la angustia y sufrimiento de ir corriendo al veterinario por una emergencia por intoxicación.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

3 comentarios leave one →
  1. 14 enero, 2012 06:44

    Y además se pueden envenenar con cualquier cosa. Nosotros perdimos una perrita con un producto químico para combatir caracoles y babosas en el jardín. ¡Un horror!

Trackbacks

  1. Cómo enseñarle a usar un arenero a tu conejo « Relatos Caninos
  2. Otras cosas que debes saber sobre los conejos « Relatos Caninos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: