Skip to content

“En la Piel del Toro” 2012, contra la tauromaquia

6 febrero, 2012

Piel del toro 2012, cortesía de Ale Loera Valencia

Considerada como una de las campañas más exitosas en censura a las corridas de toros y a todo evento taurino, “Ponte en la piel del toro”, organizada por la agrupación AnimaNaturalis, es más que una protesta o crítica, viene siendo todo un movimiento a nivel internacional que ha tenido sede en España, Colombia y México.

Este año en la Ciudad de México se ha hecho una invitación tanto a agrupaciones de protección animal como a artistas (cantantes, músicos, plásticos) y a la sociedad en general a sumarse a esta campaña no solo para censurar, sino para erradicar las corridas de toros y mostrar a la sociedad el crudo salvajismo y tortura a que son sometidos los toros de lidia antes, durante y después de una corrida.

“Ponte en la piel del toro”, en España

Esta idea y consigna comenzó en 2002 en Pamplona, cuando la organización animalista PETA (por sus siglas en inglés, en español sería Gente por un Trato Ético hacia los Animales), inició una tradición alternativa a la “Pamplonada”: realizar una carrera con unas 25 personas cuyas únicas prendas eran pañuelos rojos, pintura roja en sus cuerpos (simulando sangre) y cuernos falsos, las cuales representaban a los toros que, aterrorizados, son soltados en las calles y que sufren diversos maltratos durante su trayectoria que culmina con su muerte en la plaza de toros. Tuvo tal éxito que el llamado “Encierro Humano” repitió al año siguiente con más de 150 personas de diversas partes del mundo protestando contra el abuso hacia los toros en las fiestas de San Fermín.

El número de participantes se ha incrementado desde entonces e incluso el “Encierro Humano” se está tomando como una nueva tradición y han ido aumentando a varios centenares año con año e incluso personajes famosos se han unido a la causa: no a la tauromaquia.

“Ponte en la piel del toro” en Medellín, Colombia

Los “encierros humanos” no pasaron desapercibidos para el resto del mundo, ya que comenzaron a surgir en países como México y Colombia manifestaciones similares. En 2011 en Colombia, por ejemplo, se calcula que unas 200 personas provenientes de varias ciudades se reunieron en el Parque de los Deseos de la capital colombiana para hacer una performance y pedir la abolición de la tauromaquia.

Piel del toro 2012, cortesía de Ale Loera Valencia

Formando con sus cuerpos semidesnudos una gigantesca figura de un emblemático toro de lidia ensangrentado y ensartado con banderillas, que representaba a los más de mil toros que han sido torturados y asesinados en las corridas llevadas a cabo en la principal plaza de toros de Colombia, La Macarena. La protesta, en la cual se reunieron pacíficamente unos 500 manifestantes, duró casi dos horas, tiempo durante el cual las personas cuyos cuerpos enmarcaron al toro, pudieron sentir emociones intensas incluso cercanas a la vivencia y sufrimiento del toro de lidia durante las corridas.

Este 2012, la cita fue el 4 de febrero en Medellín, en el Parque de los Deseos, cientos de manifestantes que formaron con sus cuerpos un sencillo y fuerte mensaje: “STOP”, un alto a las corridas de toros, una llamada a las autoridades colombianas para “tomar posiciones a favor de los animales. Colombia desea la abolición de la tauromaquia YA“, como lo manifestó el coordinador de AnimaNaturalis en Colombia y donde se espera realizar un evento similar en Bogotá el 9 de febrero.

“Ponte en la piel del toro”, Ciudad de México

México no se ha quedado atrás. Si bien aún es uno de los 8 países donde persisten las corridas de toros, la tauromaquia está en crisis: poco a poco el público va a dejando de asistir y a diferencia de antaño (como en la época entre los cuarenta y ochenta, que era normal que la “gente bonita”, taurina y famosa del momento se diera cita a la par con el pueblo en las plazas de toros), el repudio hacia la tauromaquia ha ido creciendo cada vez más. Ya no se trata de un grupo diminuto de gente que protesta afuera de la plaza de toros, sino de cientos de manifestantes organizados, que en el 2010, se dieron cita afuera de Bellas Artes y de manera pacífica, artística y simbólica protestaron contra las corridas de toros y el sufrimiento de los toros de lidia durante las mismas.

El año pasado, el 6 de febrero fue la  protesta nuevamente en la explanada de Bellas Artes, donde centenares de animalistas, voluntarios, gente sensible y artistas se dieron cita para prohibir las corridas de toros en la Ciudad de México en un evento organizado por AnimaNaturalis y apoyado por decenas de protectoras de animales y público en general en un repudio a esta práctica.

Piel del toro 2012, cortesía de Ale Loera Valencia

Ahora, en 2012, el domingo 5 de febrero (que nuevamente se celebró el cruento aniversario de la Plaza de Toros), se sumaron más de 1.000 activistas por los derechos de los animales para protestar contra la tauromaquia. Esta vez la cita fue en el monumento del Ángel de la Independencia, donde centenares de voluntarios, semi desnudos y con la piel cubierta tanto de pintura roja (sangre) y banderillas con los colores de la bandera mexicana (verde, blanco y rojo), permanecieron tendidos en el suelo en silencio por alrededor de una hora, mientras una nutrida valla de manifestantes de diferentes agrupaciones animalistas (por supuesto, AnimaNaturalis), repartieron volantes y folletos a quienes pasaron por el lugar, mientras gritaban consignas en contra de la tauromaquia y portaban carteles que ponen en evidencia la crueldad a que son expuestos no solo los toros, sino los caballos, durante la llamada “fiesta brava”.

Caballos y tauromaquia

No lo pasan mejor que los toros. Entran con una visión muy limitada de lo que ocurre en el ruedo, para que no se pongan nerviosos ni se asusten. No es raro que resulten heridos durante la corrida, pero no se distingue porque van notoriamente cubiertos con un peto especial que oculta sus heridas. Con todo, muchos mueren a resultas de las corridas de toros.

Prohibición de las corridas de toros

Aunque España ha sido la cuna de la tauromaquia, las personas que se oponen a la misma han ido en aumento, tanto es así que en 2004 se abolieron las corridas de toros en Barcelona y posteriormente, en Cataluña. De hecho, se calcula que más del 70% de la población española rechaza o muestra desinterés en las corridas de toros. En México continúan únicamente por el apoyo de fuertes patrocinadores y televisoras nacionales, pese a que la entrada a las plazas ha decaído notablemente.

Piel del toro 2012, cortesía de Virginia Higuera

Hay corridas de toros “sin sangre”, como las de Portugal, pero la falacia reside en que el animal, aunque no es asesinado en el ruedo, muere desangrado durante las siguientes horas o días, producto de las heridas (banderillazos) recibidas durante la corrida.

Es entonces que este 5 de febrero las consignas fueron, además de “ponerse en la piel del toro”, que “la tortura no es arte ni cultura”. Aún siendo un año electoral en México, nunca se ha estado más cerca de la abolición de las corridas de toros, ya que de acuerdo a encuestas, un 90% de la población mexicana está en contra de la tauromaquia, por otra parte, la entrada a las plazas de toros (la Plaza México es la mayor de todas, con una capacidad para 40.000 espectadores) ha mermado mucho la asistencia y son ya 21 los legisladores de la Asamblea del Distrito Federal que han firmado contra esta bárbara práctica. Antes, este tipo de protestas pasaban “desapercibidas”, ahora en cambio, la cobertura mediática es amplia por parte de las principales cadenas televisivas mexicanas, así como de los principales medios impresos y qué decir de la fuerte campaña en Internet, no solo en páginas animalistas, o en Redes Sociales, sino por parte de los principales noticieros electrónicos, como Televisa, Univisión, El Universal, Uno más Uno, por mencionar unos cuantos.

Es muy factible, en conclusión, que este año o a inicios del siguiente, se consiga la prohibición de la tauromaquia en México, por lo menos en la capital del país y que esta haya sido, con suerte, la última vez que se celebra el “aniversario” de la Plaza de Toros México con una corrida de toros. La tauromaquia, por fortuna, tiene sus días contados.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: