Skip to content

Cómo darle medicina y tratamientos médicos a tu mascota

13 febrero, 2012

Sugerencias y tips para dar medicamentos a las mascotas: inyecciones, pastillas y otros tratamientos sin tantas complicaciones.

¿Cuántas veces se nos ha complicado terriblemente el dar su medicamento a nuestra mascota? Colocamos la pastilla (vitamina, antibiótico o desparasitante) en su plato y ahí se queda. Imposible abrirle el hocico para meter la pastilla, ya que terminará echándola fuera. Y con las inyecciones, tenemos pavor a utilizar una jeringa y no sabemos cómo hacerlo. Calma. A continuación algunas técnicas útiles.

Medicamentos para mascotas: pastillas y cápsulas

Suelen tener un sabor desagradable, especialmente los desparasitantes, pero sí pueden dárseles:

  • El truco de la salchicha. Daremos un bocadito de salchicha en la palma de la mano, jugaremos un momento con la mascota, después ofreceremos otro bocadito y posteriormente, animarla a que los atrape en el aire. Ofrecer bocados un poco más grandes (salchichas tipo cóctel) y cuando la mascota está realmente engolosinada (tercer bocado), tener preparada la salchicha con la pastilla bien metida en su interior y arrojarla. A estas alturas ya no mastican, sino que tragan, así que se tendrá éxito. Es importante que no vea cuándo metemos el medicamento en la salchicha para evitar suspicacias.
  • Caldo de res. Macerar la pastilla o vaciar el contenido de la cápsula en el plato de la mascota y añadir una taza de caldo tibio de res. A la mayoría de los perros les gusta y beberán el contenido sin protestar. Si coincide con la hora de la cena, añadir sus croquetas.
  • Alimento húmedo (de lata). Suele ser tan oloroso como sustancioso, por lo que se puede hacer lo anterior mezclando con el medicamento pulverizado.

Algo importante a considerar es no mezclar dos medicamentos en la misma toma, por ejemplo, un desparasitante con un antibiótico: pregunte a su veterinario si debe esperar a que termine el tratamiento (con antibióticos) para poder darle el desparasitante o cuánto tiempo debe esperar entre uno y otro.

Medicamentos para mascotas: inyectables

Si no es posible que el veterinario realice el procedimiento, uno mismo puede hacerlo. Es muy importante estar tranquilos y afables cuando lo hagamos, ya que los animales son sensibles y “leen” nuestro estado anímico, así que si notan la actitud hora-de-la-medicina, se escabullirán y se resistirán.

Dependiendo de la piel del animal, se emplea una aguja más delgada o más gruesa. Para perros suele ser igual que para humanos adultos, de 21×32 mm (capuchón verde), aunque para cachorros o animales pequeños, serían las que se usan para niños, de 23×25 mm (capuchón azul). Las inyecciones pueden ser:

  • Inyecciones subdérmicas, esto es, van debajo de la piel. Se busca la zona ubicada entre los omóplatos, se desinfecta la zona con un algodón empapado en alcohol. Se levanta la piel utilizando dos dedos, como dando un pellizco, y a continuación se introduce toda la aguja en un ángulo de 90°, se inyecta y suelta. En el caso de los perros, es preferible colocarles un bozal para evitar mordeduras.
  • Inyecciones intramusculares. La mejor zona es la de los muslos. Se limpia con un algodón empapado en alcohol la zona a aplicar, se coloca la aguja a 90° introduciéndola por completo y con suavidad se inyecta todo el medicamento. Retirar. Es importante que antes de aplicar la inyección no haya burbujas en el interior de la jeringa.

Para animales pequeños, se sujetan entre nuestras piernas o se colocan sobre una superficie alta, inmovilizándolos con cuidado para que no salten y lastimen. Si alguien puede ayudar a sujetar al animal, mejor.

Medicamentos óticos, oculares y orales

Si es un perro proclive a morder, alterarse, o simplemente el procedimiento es doloroso, hay que ponerle un bozal o improvisar un bozal utilizando una venda que irá amarrada al hocico, cruzando primero por arriba y después por abajo, quedando el nudo debajo de este y cuyos extremos irán sujetos a la parte posterior de la nuca, detrás de las orejas.

En el caso de medicar o limpiar el interior de las orejas (por ejemplo, después del baño canino), levantar la oreja, aplicar el medicamento (gotas), bajar la oreja y por encima de esta frotar suave y vigorosamente, antes de que sacuda la cabeza. Limpiar con una torunda de algodón o una gasa, nunca con hisopos y solo hasta donde lleguen nuestros dedos.

Con los medicamentos oculares, inmovilizar la cabeza y con ayuda del índice y el pulgar abrir el ojo y aplicar las gotas. En el caso de medicina oral, utilizar una jeringa sin aguja directo en el interior del hocico.

Cómo medicar otras mascotas: conejos y roedores

Los medicamentos orales, suministrarlos con jeringa (sin aguja), colocándonos casi acuclillados y poner al animalito entre nuestras piernas, inmovilizándolo e introduciendo la jeringa primero en el centro y luego deslizarla a un costado de su boca, introducir la punta de la jeringa y suministrar el medicamento. La otra es recostarlos sobre nuestro brazo o mano boca arriba, la cabeza más arriba que el cuerpo y con la jeringa, hacer lo mencionado antes. Para inyecciones, utilizar una jeringa insulínica y proceder como ya se explicó antes.

Medicar a nuestra mascota no es tan complicado: conociendo estas técnicas y teniendo una actitud positiva es más sencillo hacerlo.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: