Skip to content

Síndrome de Cushing (hiperadrenocorticismo) en perros

7 marzo, 2012

Qué es el síndrome de Cushing: síntomas, efectos, cuidado y tratamiento.

Las glándulas suprarrenales se localizan, como su nombre indica, en la parte superior de los riñones. Sus funciones son diversas y sumamente importantes en el metabolismo, ya que producen hormonas como el cortisol, cuyas funciones son estimular la proteólisis (y así producir aminoácidos), la lipólisis (convertir los triglicéridos en ácidos grasos y glicerol), la gluconeogénesis (producción de glucosa) y además, inhibir la liberación de insulina cuando el organismo lo requiera. Tienen además otras funciones, como actuar como antiinflamatorios y de regulación del agua dentro y fuera de las células y ayudar así a la eliminación de exceso de líquidos mediante los riñones.

Todo esto y más ocurre en perfecto equilibrio, pero cuando hay un desarreglo en la producción de cortisol y se produce en grandes cantidades, aparece lo que se conoce como síndrome de Cushing o hiperadrenocorticismo.

Causas del síndrome de Cushing

Pueden ser de dos tipos, ambos relacionados con tumores. En el primer caso hay un tumor en la glándula pituitaria (localizada en el cerebro) que produce una hormona llamada ACTH (adrenocorticotrópica). Esto causa el síndrome en la mayoría de los casos y se le conoce como hiperadrenocorticismo pituitario dependiente.

En el segundo caso y con un porcentaje menor, el tumor se localiza en la glándula suprarrenal y se le llama hiperadrenocorticismo adrenal dependiente. Existe una tercera condición que se conoce como iatrogénica y tiene que ver con el uso excesivo de cortisona (esteroides) como tratamiento médico de la mascota.

Síntomas del síndrome de Cushing en perros

El síndrome de Cushing muchas veces se confunde con envejecimiento natural del perro, diabetes, hipotiroidismo o peor aun, con sarna (debido a la pérdida de pelo), así que hay que estar atentos si nuestro perro:

  • Bebe demasiada agua (polidipsia).
  • Orina demasiado (debido también a la alta ingesta de agua, poliuria).
  • Aumenta su apetito (polifagia).
  • Pierde pelo, especialmente en el tronco (alopecia).
  • Presenta infecciones del tracto urinario (o de la piel).
  • Babea excesivamente.
  • Se ve aletargado y debilitado.
  • Se observan depósitos de calcio en la piel (calcicosis cutis).

Diagnóstico del síndrome de Cushing

Además del historial clínico de nuestro perro y chequeo del veterinario, requerirá de una química sanguínea, análisis de orina, y en dado caso, quizá sugiera radiografías y ultrasonido abdominal.

Razas de perros proclives al síndrome de Cushing

Se presenta en perros adultos o mayores y hay más tendencia en hembras que en machos. Las razas más proclives son los french poodle, dachshunds (salchicha), schnauzer mini y pastor alemán, aunque en ocasiones también los terriers (boxer y boston terrier) pueden desarrollar la enfermedad debido a tumores en la glándula pituitaria.

Tratamiento del síndrome de Cushing en perros

Depende del tipo de hiperadrenocorticismo. En el caso del iatrogénico, tendrán que suprimirse o reducirse los esteroides o cambiar de tratamiento a antiinflamatorios no esteroideos. En el caso del pituitario dependiente, suele prescribirse mitotane (para limitar la producción de cortisona), ketoconazol (un antifúngico para bloquear la síntesis de cortisona) o quizá L-Deprenil (incrementa la concentración de dopamina en el cerebro, la cual disminuirá la producción de cortisona).

Y en el caso del adrenal dependiente, en algunos casos es posible remover el tumor quirúrgicamente (siempre y cuando no haya otros vasos sanguíneos que irriguen a otros órganos), pero es preferible que se trate con mitotane o ketoconazol.

Otros tratamientos para el síndrome de Cushing

Aunado a lo anterior, también es posible recurrir a terapias alternativas como la homeopatía para su tratamiento. Existe un producto homeopático en gotas llamado Cushex, del cual se dice que disminuye la polidipsia y poliuria, además del estado general de la mascota, como el funcionamiento de la glándula suprarrenal o el balance de la glándula pituitaria. Por supuesto, el tratamiento debe manejarlo el veterinario y solo este dirá el tipo de medicamento a utilizar.

El síndrome de Cushing, si bien no es prevenible, sí se recomienda estar muy atentos a cualquier cambio que presente nuestro perro (como los ya mencionados), así como realizarle chequeos médicos periódicos y análisis sanguíneos anuales, sobre todo en la edad adulta o vejez.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 8 marzo, 2012 12:58

    ¡Qué interesante!!! Es bueno saberlo, gracias por la información. Bsss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: