Skip to content

Gatos, felinos misteriosos, deidificados y perseguidos

21 marzo, 2012

El gato ha sido un animal divino, compañero ideal y a la vez, marginado y maltratado. Protectoras de animales que abogan por él. Cómo ayudar a los gatos.

Historia de los gatos

El gato, Felis catus, desciende de los grandes felinos de la Era Terciaria. La primera aparición del gato doméstico en la historia humana fue en el antiguo Egipto, donde fue reconocida su ayuda a los hombres al ahuyentar serpientes y cazar ratas y desde entonces le atribuyeron no solo cualidades mágicas, sino divinas simbolizadas en la diosa egipcia Bastet, de figura felina.

Posteriormente y debido a las persecuciones sufridas por el pueblo judeo-cristiano por los egipcios, aquellos rechazaron todo lo proveniente de la cultura egipcia, sus dioses y por ende, a los gatos, cuyo punto más álgido de repudio se dio durante la Edad Media, donde era considerado “satánico” y donde asesinaron y quemaron junto con supuestas brujas a infinidad de gatos. Como consecuencia, se vino la peste negra que cobró la vida de millones de personas debido a que ya no había gatos que exterminaran a las ratas portadoras de la enfermedad.

Los gatos en la literatura

El gato ha sido admirado por poetas, ensayistas y novelistas, no solo por su elegancia, formas armoniosas e inteligencia, sino por el misterio que envuelve a esta criatura relacionada con la noche y sus secretos. Sobre él han escrito desde Francisco de Quevedo, pasando por Edgar Allan Poe y más contemporáneamente Stephen King, quien ha dedicado sobrecogedores pero magníficos relatos sobre este hermoso felino.

El gato en México

Por desgracia y pese a la modernidad y educación, actualmente los felinos no gozan aún de suficiente protección, cuidado o respeto por parte de los humanos. Aún subyacen mitos absurdos alrededor de ellos que provocan su rechazo y abandono: hay desde quienes piensan que provocan malformaciones a bebés no natos, transmisión de toxoplasmosis o hasta relación con el demonio y la hechicería. Todo lo anterior es mentira y se ha fomentado debido a desinformación e ignorancia.

Son tristemente comunes las historias de abandono de gatos con la falsa creencia de que pueden sobrevivir por su cuenta o de camadas de gatitos arrojados en bolsas de basura para que mueran asfixiados, de frío, de hambre o devorados por ratas o miserables perros callejeros, también abandonados por la gente.

Los gatos del metro

Si bien los gatos tienen un poco más de posibilidades de sobrevivir en la calle que un perro, estas son pocas e igualmente no encontrarán qué cazar, qué comer o serán arrollados o envenenados en la búsqueda de alimento y agua. Tampoco están exentos del maltrato, ya que innumerables gatos son víctimas de ahogamiento, ahorcamiento, quemaduras (con cigarrillo o quemados vivos), mutilados y maltratados de formas varias no solo por adolescentes y adultos, sino por niños, lo que refleja el grado de descomposición de nuestra sociedad y de la desintegración y desequilibrio humano y familiar.

Los gatos de las grandes ciudades han tenido que buscar refugio en lugares tales como el transporte colectivo metropolitano (metro), donde se alimentan de lo que sea, aun de restos de comida en descomposición. Las peleas por territorio o por estar en celo pueden ser terribles y los gatos sufren terribles heridas después de cada enfrentamiento, todo eso frente a miles de ojos indiferentes que día a día abordan el metro, sobre todo en la estación de Taxqueña, al sur de la Ciudad de México.

Protectoras de animales: gatos

Gatos Olvidados, A. C., cuyo uno de sus miembros era el escritor Carlos Monsiváis, a quien también tocó la desgracia: cuando falleció el año pasado, su familia despreció y “desapareció” a los gatos del escritor, negándose a entregarlos a la protectora de gatos que él mismo había fundado. Su dirigente alimenta, rescata y en la medida de sus posibilidades alberga, cura y da en adopción a los gatos del metro del DF, poniendo incluso su vida en riesgo.

La Casa del Gato Gazzu, formada por voluntarios que protegen, ayudan y buscan hogar para gatos rescatados en condiciones deplorables en las calles de la Ciudad de México.

El Gato Vago, organización que aunque no cuenta con albergue, rescata y rehabilita a gatos de la calle, también en la Ciudad de México.

En Cuernavaca, está ¡Felinos!.. y uno que otro amable perro, A. C., en el teléfono 777 313 20 27

Cómo ayudar a los gatos

Primero, esteriliza a tu gato y no lo dejes vagabundear. Infórmate sobre sus cuidados y derriba falsos mitos: no lo abandones si esperas bebé, te mudas o padeces alergias; todo tiene solución, tu gato sin ti en cambio, sufrirá y podría morir.

Casi nadie apoya a los gatos y estas protectoras les ayudan directamente de su bolsillo. Entra a sus páginas y apoya económicamente comprando un producto, adoptando o haciendo una adopción virtual. Porque todos podemos ser parte de la solución.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. Anónimo permalink
    23 agosto, 2015 13:36

    Que triste ver como los llamados seres humanos tratan a los pobres gatitos.

  2. Anónimo permalink
    23 agosto, 2015 13:30

    Me gustan mucho los gatos y los considero animalitos muy buenos y carinosos. Desafortunadamente muchas personas los maltratan y hasta los matan. Hay veces que pienso que cual es el ser humano y cual es el animal? Muchos seres humanos maltratan a los pobres animales como si fueran animales salvajes.

    • 24 agosto, 2015 10:27

      Tienes toda la razón, aunque debo decir también que los animales salvajes actúan solamente acordes a su instinto, nunca por maldad. En ese sentido los humanos a veces ni siquiera deberíamos ser considerados animales, por los actos de crueldad que cometemos. Saludos cordiales.

  3. violeta permalink
    22 marzo, 2012 00:54

    Como siempre querida May, temas de interés, ahora tocante a gatos si la gente supiera en ellos las grandes ventajas al esterilizarlos, muchos mitos se vendrían abajo y les evitarían la muerte dolorosa que suele sufrir la gran mayoría de gatos callejeros.
    Gracias

    • 22 marzo, 2012 14:40

      Hola Violeta

      Totalmente de acuerdo. La gente piensa que por el hecho de ser animales de compañía independientes, significa que pueden valerse por sí mismos. Los dejan entonces vagar -o abandonan- y ya no hablemos de la esterilización, así acabaría este infame ciclo. Un abrazo

  4. 21 marzo, 2012 16:45

    Siempre genial. Gracias 🙂

Trackbacks

  1. Antirrábicos, albergues y perreras « Relatos Caninos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: