Skip to content

Cuidados básicos para animales enfermos

30 marzo, 2012

Tener a un animal enfermo (o en etapa terminal) puede ser desgastante y muchas veces no sabemos qué hacer o cómo tratarlo. A continuación algunos consejos que pueden serte de utilidad para la recuperación de tu amigo animal.

Autorización del veterinario

Antes que nada, pregunta a tu veterinario de cabecera si es posible que te lleves a tu animal a casa, ya que es posible que se encuentre en una etapa crítica y necesite de los cuidados y reposo que pueden brindarle en una clínica veterinaria, principalmente si su estado es inestable y necesitara atención de urgencia (desde cambio de suero hasta maniobras de resucitación).

Si ya está estable (en recuperación), te permitirán lo lleves a casa. Y en el caso de que esté en etapa terminal (porque ya nada más puede hacerse para que se recupere o sane), es preferible que esté en casa contigo, en su entorno familiar y rodeado de las cosas y olores que lo hagan sentir anímicamente mejor.

Cuidados de un animal enfermo

Debes contar con tiempo o de una persona de confianza e interesada que esté en casa y te dé una mano con tu animal. En caso de que no sea así, es mejor se quede pensionado en una clínica veterinaria, sobre todo si necesita de cambio de vendajes, cambio de suero, medicación a horas en que tú no estarás o curaciones diversas.

En cambio, si puedes tenerlo en casa (que dicho sea de paso, ayuda muchísimo a su recuperación), anota claramente todo lo que necesita en la misma receta de su médico. Verifica el nombre de los medicamentos y pregunta si pueden adquirirse ahí mismo o en una farmacia para humanos. Si son cada 8 horas, haz cuentas: conviene darlos lo más temprano posible, sobre todo porque debes saber que también debes dárselos durante la noche.

Toma nota también de cómo realizarle la limpieza de heridas y curaciones; si eres muy sensible, usa guantes de látex y piensa que es por el bien de tu amigo animal. Ten en tu botiquín gasas, vendas, algodón, agua oxigenada y ungüentos que tu veterinario haya aprobado.

Si necesita de baños medicados, necesitarás de una tina o bandeja especial para hacerlo, procurando seguir bien las indicaciones del veterinario y contar con una toalla para secarlo perfectamente para evitar que se resfríe. Es posible que también tengas que bañarlo en caso de que esté sucio con su orina o deposiciones; utiliza un champú para cachorros, que es muy suave, y si no es necesario que laves todo su cuerpo, con que lo bañes de la mitad del cuerpo hacia la cola, estará bien. Enjuaga y seca perfectamente.

Si puede tomar un rato el sol y el clima es bueno, déjalo no más de 20 minutos sobre una toalla, tapete o jerga, para que recupere su temperatura.

Tu veterinario debe atender emergencias, sobre todo las nocturnas, así que verifica su número de celular (pero tampoco lo importunes por cosas que puedes preguntarle a horas diurnas de consulta); si no, averigua de otro veterinario (confiable y honesto, por supuesto), que sí atienda esos llamados.

Si tu animal debe moverse lo menos posible, es mejor que esté en un kennel o transportadora: coloca ahí su camita y uno o dos juguetes. Si debe usar collar isabelino, como en la foto, verifica que sea adecuado a su tamaño, límpialo a diario y quítaselo (siempre bajo supervisión), al menos dos veces al día, unos minutos.

Rutina básica para un animal enfermo

  • Entre 6 y 7 am, llévalo afuera para que haga sus necesidades, verifica si las hace o no, así como el color y aspecto (si hay sangre en heces u orina, olor penetrante de la orina, etc.), así como la forma en que camina (cojea, tiene avances o no, etc.).
  • Verifica si es hora de su medicación y dásela. Si tienes problemas para ello, hay tips para medicar una mascota; toma en cuenta que hay medicamentos que deben darse con los alimentos, así que pregunta antes a tu veterinario.
  • Revisa sus heridas y vendajes (si los tiene); cámbiaselos o reacomódaselos. Nota si hay supuración, el aspecto de la herida (si está caliente, cambió de color, si se rompió la sutura).
  • Dale de comer. A veces es preferible darle varias veces al día en poca cantidad, que una sola comida copiosa. Si notas cambios en su apetito y consumo de agua (casi no come, vomita, no puede beber agua o bebe en demasía), avisa a tu veterinario. En el caso de perros y gatos, es más asimilable el alimento de lata que las croquetas (balanceado).

    Verifica el estado de las suturas, si pasó tu mascota por una cirugía

  • Si está muy débil y debes alimentarlo tú mismo, intenta darle pequeños bocados con la mano. Si necesita alimentación con jeringa, busca una adecuada a su tamaño, retira la aguja y recorta la punta para evitar se atasque la comida; colócala en la parte interna de su boca y desliza poco a poco el émbolo, dándole oportunidad de deglutir y evitar una broncoaspiración. Pregunta a tu veterinario si en dado caso, puedes darle alimento para bebés (a veces indican se mezcle con suplementos alimenticios, vitaminas, lactobacilos e incluso, protectores de la mucosa gástrica, siempre avalados por tu veterinario).
  • En algunas razas de perros puede presentarse dilatación gástrica, así que no le des agua inmediatamente después de comer. En caso de que beba poca agua o se le dificulte hacerlo, también utiliza la jeringa, pero con mucho cuidado; es preferible si le das suero oral.
  • Aprovecha un momento de la mañana para atenderlo, estar con tu animal, cepillarlo, que camine un poco si está permitido. Toma nota de su evolución para que si notas cambios (buenos o adversos), lo comentes con tu veterinario.
  • No lo dejes solo varias horas, sobre todo si está en una etapa crítica. Verifica la ventilación del lugar donde está, así como la luz del sol: evita que se exponga por más de un rato o peor, que esté expuesto a los elementos. No por ser un “animal” seas negligente con él.
  • Usa una alarma en tu reloj de pulsera o teléfono celular para estar al pendiente de la siguiente medicación. Ayúdale a incorporarse, a cambiar de posición y también si hay cambios (si necesita cambiarse o arreglarse el vendaje, si presenta otro síntoma que no habías notado). Si debes alimentarlo de nuevo, hazlo, pero recuerda que en poca cantidad.
  • Durante la tarde quizá duerma la mayor parte del tiempo, pero no por ello dejes de monitorearlo y estar al pendiente, considerando si necesita salir para hacer sus necesidades.
  • En la noche, aliméntalo y después, dale agua. Espera un rato y llévalo a hacer sus necesidades. Verifica su estado, cómo camina, si está animado, si se queja, cómo evoluciona. Verifica de nuevo la última toma de medicamento y prepáralo para dormir, en un lugar tranquilo y cómodo (en su camita o tapete) que no haya ruido o muchos estímulos, cerca de ti.
  • Ten a la mano el teléfono de urgencias del veterinario, trapos, una lámpara y material de curación a la mano, así como una pequeña manta: te servirá para cobijarlo o incluso para envolverlo en caso de que tuvieran que salir de emergencia al consultorio veterinario.
  • En el caso de que tu animalito empeorara o descubran que tiene una enfermedad terminal, lee mi siguiente artículo titulado Cuidados para animales en etapa terminal.

Acompañamiento de otros amigos animales

Como ya se indicó, es importante el entorno familiar y conocido para la recuperación de tu amigo animal. En caso de que tuviera que permanecer pensionado, lleva su camita y un juguete al consultorio e incluso una prenda tuya (los animales extrañan los aromas). Sobre todo en el caso de animales pequeños, sirve de mucho que su compañero esté a su lado: los animales son sabios y excelentes enfermeros; hay muchos casos de animales que animan, acicalan, incitan a comer y en suma, cuidan a sus compañeros enfermos, por lo que siempre que sea posible, es mejor que estén juntos.

En el entorno familiar es más sencillo, así que en caso de que haya más mascotas, no hay que separarlas ni aislarlas del enfermo (con la salvedad de que se trate de una enfermedad contagiosa al resto). Sí, hay que tener cuidado con que no lo importunen, le roben comida o agredan, pero sí los anima muchísimo el que estén con sus compañeros animales (que no necesariamente son de la misma especie).

La recuperación

Si se mantiene estable, una vez que culmine con su tratamiento médico llévalo de nuevo a consulta, para una valoración médica. Tu veterinario te indicará si ya puede darlo de alta (que ya está sano) o si necesita un tratamiento adicional. En caso de que se agrave, consulta con él si es mejor se quede en el consultorio por algunos días (no te desanimes si eso ocurre, a veces es lo mejor).

Durante la valoración, pregunta si ya puede hacer sus rutinas de antes (salir de paseo, jugar, comer como antes) y toma nota de aquello que no deba hacer aún (o que ya no deba hacer más). En caso de que te autorice, retoma tales rutinas, pero poco a poco y teniendo cuidado con el entusiasmo desbordado de tu animal, sobre todo si es muy joven.

Lo aquí descrito parecieran demasiadas indicaciones, pero no lo son: si lo relees, en realidad muchas de ellas son evaluaciones visuales y otras más, de prevención.

A nadie le gusta que su amigo animal enferme y a veces es difícil hacer reajustes en nuestra rutina diaria para poder atenderle. Pero recuerda que es temporal: bien vale la pena el ver cómo recupera su salud y vuelve a ser el mismo de antes.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados
Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. FLORENCIA permalink
    17 abril, 2014 04:15

    La veterinaria Maria Soledad Arenas que trabaja en Pet’s Shop Recoleta (Av.Las Heras 2599) me vendio un gatito siames con el engaño que tenia 3 meses y el gatito tenia solo un mes y estaba enfermo. A los 7 días fallecio por estar enfermo de nacimiento. Maria Soledad Arenas vende animales enfermos y miente sobre las edades de los animales. Lucra con los animales y no le importa el sufrimiento del animal y de los niños encariñados con un animal enfermo que termina muriendo.

    • 17 abril, 2014 12:10

      Florencia, lo lamento mucho, de verdad. Es por ello que conmino siempre a optar por la adopción en albergues, donde los animales están sanos, castrados y vacunados, rescatados de destinos tristes (y en caso de que fuera un animal enfermo, SIEMPRE te lo harán saber). Fue una manera dolorosa de saber el NO comprar, sino ADOPTAR, para ayudar a frenar que estos casos sigan, más si son perpetrados por supuestos veterinarios que deberían velar por el bienestar animal. Un abrazo desde México

    • LAURA permalink
      4 junio, 2014 22:03

      En Pet Shop Recoleta de Las Heras 2599 me vendieron un cachorro de labrador destetado y con parásitos que murió a los 3 días. A mi también la veterinaria Maria Soledad Arenas me hizo el cuento de que el perro tenia 2 meses y el veterinario que trato de salvarlo me dijo que tenia 20 días de vida destetado y lleno de parásitos no lo pudo salvar. Maria Soledad Arenas la denuncio por maltrato animal.

      • 5 junio, 2014 10:47

        Laura, lamento mucho lo ocurrido. Desgraciadamente es algo muy común y seguirá ocurriendo mientras sigamos comprando cachorros: no por venderlos un “veterinario” garantiza que estén sanos y bien de salud. Es importante entonces optar por la adopción en lugar de la compra, porque de seguir comprando fomentamos esta situación tan lamentable que acabas de pasar. Por otra parte, no sé de dónde escribes, pero debes levantar una denuncia ante las autoridades competentes. Un abrazo

Trackbacks

  1. Por qué no sirven los antirrábicos ni los albergues de animales « Relatos Caninos
  2. Cuidados básicos para animales en etapa terminal « Relatos Caninos
  3. La trascendencia de los perros: ¿a dónde van los perros como Frannie? « Relatos Caninos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: