Skip to content

Cuidando al planeta: El Lórax y Chimpancés

24 abril, 2012

Si pensabas que las películas ambientalistas son aburridas, es porque no has visto estas dos propuestas, que no solamente son divertidas, sino que te harán reflexionar sobre los estragos que causamos al medio ambiente y a los animales con nuestras acciones.

El pasado 22 de abril se celebró el Día de la Tierra, que se festeja desde 1970. Durante estas décadas tal fecha ha pasado un tanto cuanto desapercibida, pero los últimos años ha cobrado más fuerza porque cada vez más son evidentes los terribles cambios y acciones que cometemos contra nuestro planeta, nuestro único hogar y se nos está acabando el tiempo para corregirlo.

Este año coincidió el Día de la Tierra con el lanzamiento de una magnífica película llamada “El Lórax: en busca de la trúfula perdida”. Basado en un clásico de Dr. Seuss, escritor y caricaturista americano (que ya se han llevado a la pantalla grande otras obras suyas, como “Horton y el Mundo de los Quién” o la conocidísima cinta de “El Grinch”), esta producción corrió a cargo de Universal Pictures e Illumination Entertainment (creadores a su vez de la divertida cinta “Mi villano favorito”).

La historia trata de Ted, un chico que, en su afán de conquistar a la chica de sus sueños, Audrey, tratará de conseguir para ella un árbol de verdad, ya que en la aparentemente perfecta Thneed Ville, la ciudad de Ted, todo, absolutamente todo, es artificial: el pasto es sintético, los árboles, de goma. Su mundo es una perfecta sociedad de consumo aparentemente feliz (como no hay árboles para producir oxígeno, es una compañía quien les vende aire puro embotellado), en donde no parecieran necesitar en lo absoluto de cosas naturales (la nieve es artificial, la comida se compone de curiosas figuras gelatinosas en forma de vegetales o animales, también sintéticas), pero que más allá de sus fronteras, existe un mundo desolado, destruido, contaminado, donde la vegetación y animales, no existen más.

Es ahí donde Ted irá para emprender una gran aventura para conseguir la última semilla de trúfula (el árbol que originalmente pertenecía a su mundo) para dársela a Audrey, pero durante esa travesía no solo comprenderá la importancia de cuidar el medio ambiente (simbolizada por el Lórax, el guardián de los árboles), sino de la destrucción continua por parte de la negligencia y codicia humana (simbolizada por el Una Vez, quien acabó con las trúfulas del lugar) y en que todos debemos aprender a tener conciencia de nuestros actos y que dichos actos pueden tener consecuencias catastróficas que muchas veces no queremos ver (contaminación, desperdicio y agotamiento de recursos, tala inmoderada, fin de las especies y de la vida).

Hay muchos mensajes tanto evidentes como subyacentes en la cinta, uno de ellos es que todo lo material, dura muy poco, y que aquello que de verdad vale la pena lo destruimos por dinero o unos cuantos minutos de aparente felicidad.

“¿Por qué no usas tu magia para arreglar todo esto, para salvar todo esto?”, dijo el Una Vez al Lórax, mientras le mostraba los campos arrasados, llenos de tocones de árboles y ríos contaminados.

“Porque no es así como funciona”, contestó el Lórax, quien, tomando con la mano la punta de su cuerpo, lo levantó y se estiró, elevándose por los aires y desapareciendo, para siempre, entre las nubes.

– De la cinta El Lórax, de Dr. Seuss.

Otros mensajes más están dirigidos al abuso de los recursos naturales y cómo ninguna pequeña acción para cambiar lo que aparentemente está perdido, devastado o aniquilado, es realmente pequeña. Los niños en la cinta, simbolizan de nuevo la esperanza, la renovación, el cuidar nuestro entorno, que es el único hogar que tenemos en el Universo entero.

Por otra parte está de estreno la película “Chimpancés”, una súper producción de Disneynature, basada en una historia real de un bebé chimpancé que, después de vivir muy feliz con su madre y su clan en el Congo, ocurren nefastos acontecimientos que transforman por entero su entorno y se queda huérfano a merced de innumerables peligros, destinado a una muerte segura.

Para quienes consideren que los animales actúan puramente por instinto, ¿cómo explicarse que otro chimpancé adulto, macho, quien no ha estado expuesto a hormonas que se consideran estrechamente vinculadas con la maternidad, tales como la oxitocina, el estrógeno o la prolactina, sea capaz de manifestar protección, ternura y amor hacia un bebé huérfano? Este documental, que tardó unos 4 años de rodaje, destinará parte de sus ganancias al Instituto Jane Goodall, la famosa naturalista que ha protegido a primates y cuya institución está dedicada a “la investigación de la vida salvaje, la conservación y la educación”.

La cinta nos muestra la complejidad de las relaciones entre los primates, cómo se organizan, viven y cuidan entre sí, además de la precaria seguridad de su entorno, donde muchas veces los humanos hemos destruido o incluso, hemos matado a muchos animales o los hemos capturado con absurdos motivos de diversión. Los chimpancés, al igual que los humanos, dependen de su madre por muchos años (pueden ser destetados alrededor de los 5 años, tomando en cuenta que su adolescencia es aproximadamente a los 7 años) y muchas veces sus madres son asesinadas para arrebatarles a sus crías.

Ambas cintas son excelentes recomendaciones para disfrutar no sólo con los niños (si los tenemos), sino para volver nuestros ojos hacia nuestro entorno y no seguirlo destruyendo: si no valoramos, entendemos la enorme importancia que implica el cuidar cada pequeña parte de nuestro planeta, nuestro hogar azul, no solo condenaremos al resto de las especies, sino a nosotros mismos.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Anónimo permalink
    21 abril, 2016 15:30

    Oigan, sería muy bueno que prohibieran la caza y cortar los arboles.

  2. 26 abril, 2012 15:47

    Q ganitas tengo de verlas!! Me encanta que la industria cinematográfica apueste por algo más que conseguir elevadas cifras de ventas con películas machaconas sin ningún tipo de mensaje. En estos tiempos que corren, ¡cuánta falta nos hace abrir los ojos y tomar conciencia de nuestras actitudes y comportamientos! Gracias Mayra por tus recomendaciones. ¡Un abrazo!

    • 26 abril, 2012 16:59

      Sí, Lau, no he visto todavía la de Chimpancés y muero por verla. Pero la del Lórax, te va a gustar muchísimo, el impacto es tremendo. Mil gracias como siempre, besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: