Skip to content

Derechos de los animales: un vistazo a la protección animal actual

27 abril, 2012

Qué es la defensa de los animales, cuál es su impacto social y por qué los esfuerzos por erradicar el maltrato animal no son suficientes en México.

La defensa de los animales se refiere básicamente a protegerlos de vejaciones: privación de agua y alimento, obligarlos a realizar actividades antinaturales (actos circenses, trabajo extenuante, zoofilia), maltrato (físico o psicológico), confinarlos bajo condiciones mínimas o inexistentes de limpieza y espacio, así como infligirlos cualquier tipo sufrimiento y tortura innecesario que incluso culmine en su muerte.

Declaración Universal de los Derechos de los Animales

Proclamada a fines de los setenta y aprobada por la ONU y Unesco, menciona que “todo animal posee derechos y que el desconocimiento y desprecio de dichos derechos han conducido y siguen conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y los animales”. Entre sus derechos están: derecho a la vida (artículo 1), al respeto, atención y cuidados (artículo 2), a vivir libre en su hábitat (artículo 4), a no ser sometidos a malos tratos y en caso de muerte, debe ser indolora e instantánea (artículo 3), respeto hacia su cadáver (artículo 13) y a hacerse valer sus derechos mediante la ley (artículo 14).

En el siglo XXI, estos derechos continúan sin respetarse pese a que cada vez son más quienes protestan contra los abusos cometidos hacia los animales, individuos que forman parte de asociaciones protectoras de animales, o que los ayudan de forma individual. ¿Por qué no son más tomados en cuenta?

Sociedad protectora de animales: fallo en el discurso

Comenta Leticia Medina, empresaria con postgrado en mercadotecnia de la Universidad Continental y con casi 20 años de experiencia en el sector financiero, de mercadotecnia y planeación estratégica que simpatiza con la protección animal y aboga por la esterilización y adopción de animales (ella misma ha adoptado dos perros): “en México no tenemos una educación de respeto hacia nuestro entorno (contaminación, cambio climático, no hay cuidado de ríos y bosques), entonces a los animales se los ve o como instrumentos de trabajo o parias en la calle y su protección es algo ajeno, relacionado a los extranjeros, a los hippies o peor aún, a gente desequilibrada que en vez de preocuparse por los niños de la calle, recogen perros. Para cambiar esto es urgente educar a los niños desde las escuelas sobre esto como parte de su materia de Civismo. Desafortunadamente la inteligencia emocional sobre el respeto hacia los animales es deficiente sin importar el nivel socioeconómico, es más bien una cuestión cultural”.

Ana Rosa Ortega, quien cuenta con un postgrado en Calidad y Productividad del Tecnológico de Monterrey y que ha trabajado con organizaciones civiles tanto nacionales como internacionales y de consultoría a gobierno sobre el tema del trato ético a los animales de compañía, opina que actualmente “existe una resistencia natural por parte de la sociedad hacia este tema de discusión moral (la protección animal), así como la inexperiencia, falta de organización y hasta de profesionalización de los grupos proteccionistas para manejar su discurso ante los medios de comunicación y de políticas públicas y que debe integrarse a otras problemáticas humanas. Esto es, la violencia hacia otros seres vivos, da pauta a conductas violentas entre los seres humanos”.

Por otra parte, la dirigente de Naturanimales, la abogada Susana Cruz, señala que “los animales comenzaron apenas en los setenta a ser considerados como parte de la sociedad merecedora de derechos, pero debido a la mentalidad especista y hasta religiosa los animales siguen siendo considerados seres inferiores y tratados como objetos, y eso hace que quienes velamos por sus derechos y protección se nos tome como sensibles, exagerados o inadaptados a lo considerado como “normal” (maltrato) o “la costumbre y la tradición” (corridas de toros, circos)”.

La falla en la defensa de los animales

Abrir los ojos ante la realidad de los derechos de los animales, sus condiciones de vida, de explotación y maltrato, aun en medio de esta ola de violencia en que estamos inmersos en México, lentamente va dando frutos: la gente busca más adoptar a un animal que comprarlo, es menos “normal” ver a un perro callejero como parte del paisaje urbano e incluso protesta más ante el maltrato o abuso animal que ve a su alrededor o en espectáculos que degraden o torturen al animal. Se incorporan y colaboran en protectoras de animales o actúan por su cuenta.

La falla de la sociedad es, como señala Susana Cruz, considerar a quienes protegen a los animales como personas que no tienen trabajo, familia, hijos o pareja y que por añadidura les sobran recursos y tiempo y que en cuanto suplan aquellas carencias, su vida retornará a la “normalidad”.

Sin embargo, y retomando el punto de vista de Ana Rosa Ortega, es necesario que el proteccionista tenga más representatividad dentro de la sociedad y esto se logra no solo con congruencia conseguida en sus actos (que van desde la adopción de animales hasta el veganismo), sino en su discurso, presentación del mismo y propuestas tanto hacia el colectivo en general como hacia las autoridades.

No basta decir que es “malo” comprar un animal, que es “malo” asistir a una corrida de toros, que es “malo” consumir productos animales, que es “malo” golpear o abandonar a su mascota, sino saber exponer puntual y asertivamente este discurso haciéndolo colectivo y repercusivo a la gente en general: es difícil condolerse o ser empático (menos de un animal) cuando no vemos que nos compete y afecta directamente como sociedad, como familia, como individuos.

© Mayra Cabrera (foto y texto), Derechos Reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: