Skip to content

Antirrábicos, albergues y perreras

16 mayo, 2012

¿Sabes qué es un antirrábico, un albergue para animales o una perrera? ¿Es una opción para tu mascota? Lo que ocurre con los animales que ahí llegan.

Muchas personas adquieren una mascota (por lo general, perros o gatos), ya sea para regalo de Navidad y Reyes o como presente de un cumpleaños o aniversario. Pueden pagar desde 200 pesos (unos 15 dólares) hasta 10.000 pesos o más (aproximadamente 800 dólares) tanto a criadores de traspatio que ilegalmente venden animales en la calle, como a reconocidas tiendas de mascotas.

Al menos en México, apenas un 30% de los animales domésticos (mascotas), tienen casa. Eso significa que cerca de un 70% de estos animales (y sus descendientes) no tienen hogar, ya que son regalados, abandonados en la calle (y capturados posteriormente por la perrera) o llevados a antirrábicos.

Qué es un antirrábico

Se refiere a un centro por lo general gubernamental a donde van a dar todos aquellos animales (principalmente perros y gatos) que son considerados como “fauna nociva”, ya que al deambular por las calles (tengan o no dueño), se consideran causantes de zoonosis, mordeduras, agresiones a otros y transmisores de enfermedades (la rabia, de ahí el nombre del lugar).

De acuerdo a las cifras de la asociación Pro Perro, A. C., presidida por Antemio Maya, unos 15.000 perros son sacrificados cada mes mediante la electrocución en la Ciudad de México y sus alrededores. El procedimiento es el siguiente: después de sacar al animal del cubículo, se le colocan electrodos en hocico, ano y genitales, y se hace pasar corriente eléctrica por su cuerpo hasta que mueren calcinados por dentro. Además de ser un procedimiento sumamente doloroso, la agonía del animal puede prolongarse por varios minutos debido al mal estado en que se encuentran los aparatos utilizados para dicho fin.

Aunque hay otros métodos como el de pistolete perno cautivo (utilizado en ganado, produce inconsciencia instantánea pero que es susceptible de fallos y causal de gran dolor al animal, sobre todo porque aunque esté paralizado o inconsciente, puede sentir gran dolor) o el llamado “sacrificio humanitario” (dosis letales de pentobarbital sódico), este último no suele utilizarse debido a su alto costo y restricciones en su uso y venta en México: desde 2008 hubo una carestía del medicamento debido a que podía conseguirse con relativa facilidad en clínicas veterinarias y farmacias veterinarias, pero que era utilizado por personas (entre ellas extranjeros norteamericanos) para quitarse la vida.

Qué es un albergue

Es un lugar que como su nombre indica alberga a animales sin hogar, sea que hayan sido encontrados en la calle o llevados ahí por sus otrora dueños. No debe confundirse en lo absoluto como una especie de “santuario” a donde van los animales cuyos dueños ya no pueden (o quieren) atenderlos. Un albergue a fin de cuentas es una especie de prisión donde un animal que vivía dentro de casa, ahora está hacinado en un espacio reducido con otros más. Puede haber peleas por la falta de espacio, territorialidad o por el alimento.

Aun en los casos en que se trate de albergues limpios donde no falte el agua ni el alimento, la sobrepoblación es una constante y por ende no son lugares para que los perros permanezcan mucho tiempo. De hecho, si un animal no es adoptado (tiene hogar) en un plazo determinado, será sacrificado (los perros enfermos y “potencialmente agresivos” suelen ser sacrificados desde su arribo). Y en el mejor de los casos de que sea un albergue donde no sacrifiquen animales, difícilmente convivirá con las personas (solo los pocos minutos diarios cuando se les alimenta) y permanecerá aprisionado de por vida.

Qué es una perrera

También llamados “centros de control o acopio canino”, son aquellos lugares que mediante un vehículo de transporte se encargan de acudir rutinariamente a colonias donde capturan a animales vagabundos (extraviados, tengan o no dueño). Los métodos utilizados son bastante cuestionables y los animales atrapados muchas veces no pueden ser reclamados por sus dueños al momento de la captura: el animal estaba en la calle. Suelen ser amarrados y manipulados con violencia hasta introducirlos en el vehículo. Son llevados al centro de control canino y suelen funcionar como antirrábicos: si el animal no es reclamado (tiene que llevarse documentación que avale al propietario como tal, así como cartilla de vacunación vigente) en un plazo de 24 a 72 horas, será sacrificado.

Por qué no debes llevar a tu mascota a un antirrábico o albergue

Aparte de implicar un enorme gasto el mantener funcionando a estos lugares, muchos de ellos (los albergues) funcionan solo con donativos de asociaciones de animales o personas altruistas, y cuando estos fondos terminan, las carencias repercuten directamente en los animales: hambre, falta de personal para cuidarlos, contratar a personas que acepten un sueldo muy bajo para atender el lugar (lo que da pie a personas que no tengan empatía alguna hacia los animales y sufran maltrato).

Además de todo, el animal sufrirá encierro y aislamiento, en el mejor de los casos, y en el peor (antirrábicos) morirá de forma sumamente dolorosa.

Como se ha visto, ni los albergues, ni las perreras, mucho menos los antirrábicos, son una opción para aquellas mascotas que han dejado de serlo al criterio de sus dueños. El tener a un animal de compañía, significa tener un compromiso de por vida con el mismo en un marco de respeto, empatía y buen trato. Como dice el eslogan: el nunca te abandonaría.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: