Skip to content

Perros de ficción: de los libros a protagonistas de videojuegos

21 mayo, 2012

La industria audiovisual encontró en los perros un producto cuya demanda se ha mantenido estable en el mercado durante décadas.

Son centenares los nombres de perro que a lo largo de la historia del sector audiovisual han formado parte de la infancia de miles de personas. Desde películas y series televisivas de los años 60 hasta protagonistas en consolas de populares videojuegos de última actualidad, los perros han sido y siguen siendo un filón inagotable para la industria del ocio.

La perra más famosa del mundo

La perrita “Lassie”, creada por el autor británico Eric Knight en 1940, se popularizó durante los años posteriores a su creación a través de varias películas y series televisivas donde la talentosa Collie se enfrentaba a situaciones peligrosas que resolvía con solvencia y determinación.

El personaje adquirió tal popularidad que su imagen ha permanecido presente hasta nuestros días en multitud de formatos que aún hoy se siguen vendiendo en forma vídeos remasterizados de la afamada serie, chapas (o pins) que se encuentran en los mercados de Londres o incluso juguetes (con su figura y nombre) que se venden en casi todo el mundo.

Un Pastor Alemán en el Lejano Oeste americano

Los EEUU tenían su propio héroe canino, creado y producido por la ABC desde 1954 a 1959: “Rin Tin Tin”, un Pastor Alemán situado en el far west que emulaba las proezas de la famosa perra británica con tal solvencia que, ante la crítica actual, los capítulos parecerían desmesurados.

El perro detective

Finalizando los años 60, si bien la factoría Disney ya había explotado los recursos que aportaba la heroicidad canina con películas animadas como 101 Dálmatas o La Dama y el Vagabundo, la mente de William Hanna y Joseph Barbera lanzan al mercado (en 1969) el primer perro anti-héroe: Scoobert “Scooby” Doo, un Gran Danés (o siendo estrictos, un Dogo Alemán) de 80 kilos cuya principal característica era su miedo y su inevitable torpeza, si bien como ocurre con los niños, se creía valiente y ágil.

A partir de este momento, y tras el éxito del miedoso y patoso grandullón, incombustibles segundones de la factoría Disney (como el perro “Pluto” o “Goofy”) y otros de factoría diferente como el entrañable gruñón “Patán” (también creado por Hanna-Barbera), compañero de carreras del tramposo Pierre Nodoyuna en las carreras de Los Autos Locos (también en versión cinematográfica), adquieren protagonismo propio y son reconocidos por la industria audiovisual como productos altamente rentables.

Los perros en el cine de terror

La eclosión del mercado audiovisual a partir de los años 60 genera multitud de películas y series protagonizadas por perros de creación literaria: perros que daban miedo como El perro de los Baskerville (con nada menos que 24 versiones cinematográficas entre 1932 y el 2007), Cujo (1981), basada en la novela de terror de Stephen King en la que un rabioso San Bernardo acosa a una mujer y a su hijo atrapados en su auto descompuesto a la entrada de un taller mecánico donde el perro previamente había matado a su dueño.

Inolvidables compañeros caninos El cine también se ha detenido en otros perros más simpáticos como “Snoppy”, el inexpresivo compañero de Charlie Brown (creado por Charles M. Shulz) o el inseparable perro de Tintín, “Milú” (actualmente actualizado por Peter Jackson y Steven Spielberg en su película Las aventuras de Tintin: El secreto del Unicornio).

“Ideafix”, ideado por Goscinny y recreado por Uderzo en sus legendarias historias de Astérix el Galo, varias veces llevado al cine tanto en películas como en animación o Colmillo Blanco, recreación cinematográfica (de la que se han hecho varias versiones) de una de las novelas más famosas del escritor estadounidense Jack London, donde se presenta a un perro mitad lobo con un comportamiento casi humano.

Perros y cambio de roles

En la actualidad los roles de perros héroes (como en Rex, un policía diferente o K-9 ) contrasta con los que venden su torpeza en títulos de éxito como Beethoven o la película Socios y Sabuesos (1989) interpretada por un joven Tom Hanks en la que el protagonista es un perro grandullón (concretamente un Dogo de Burdeos) cuyas características son la suciedad, la tozudez, la torpeza y una cuestionable afición por la cerveza.

Perros protagonistas de videojuegos

Japón fue la primera potencia en la industria del videojuego donde los perros protagonizaban aventuras, existiendo un incalculable número de mini-juegos, cartuchos para consolas y extensas sagas donde los perros tienen un papel destacado: el perro de Duck Hunt, Odie, el perro de Garfield, las múltiples historias para Nintendo de Scooby Doo, distintas versiones flash inspiradas en el perro Pulgoso, Astro, el perro de Los Supersónicos, Agallas, el Perro Cobarde, Krypto, Superdog o las sagas de Ninja-Dogs.

Sea en un formato u otro, la industria audiovisual mundial sigue lanzando productos en los que los perros y sus cualidades son los protagonistas y su presencia una garantía de demanda en el mercado.

© Javier Plana, Derechos Reservados. Con el permiso del autor.

Javier Plana, novelista, articulista y guionista español, radica en Barcelona acompañado de algunos de sus mejores amigos, unos molosos enormes tanto en tamaño como en corazón. Se considera como sus perros “tirado para adelante, leal y fiel”  y disfruta mucho escribir mientras alguno de ellos le mordisquea su zapato.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: