Skip to content

Reflexiones sobre la adopción: evitando problemas

24 septiembre, 2013

Razones para NO adoptar un perro

  • Como obsequio para alguien más (típico en Navidad, aniversarios y otras fechas significativas). No cosifiques al animal. Si no estás absoluta y totalmente seguro de que la otra persona tiene un deseo genuino de tenerlo, tiene la edad suficiente para hacerse cargo, o cuenta con los recursos y el tiempo para sostenerlo, además de que las personas de su casa (en caso de que no viva contigo) estén de acuerdo, no lo hagas, es una pésima decisión. Y el animal lo paga con su bienestar e incluso, con su vida porque irá a dar a la calle o al antirrábico.
  • No tienes casa (departamento) propio (o estás buscando rentar uno). Son incontables los avisos de “ultimátum” de Antirrábico Mixcoac 27 nov12personas que “regalan” o “ceden” a su mascota porque el casero les pidió el lugar, o no le permite tener animales.
  • Vas a mudarte. Es muy parecido al anterior, y aplica tanto si dejas el hogar paterno (donde eras el único que se ocupaba de la mascota), te casas o vas a vivir con tu pareja (y no le gustan los animales).
  • “Esa raza es bien bonita”. Mucha gente quiere un animal por estatus, o por su físico. Tremendo error: si no te has informado sobre las características y necesidades del animal en cuestión (y no con libros, sino con gente que ha tenido a esos animales de por vida), no lo hagas: puede tratarse de un animal cuyo temperamento o necesidades físicas no van con tu estilo de vida o carácter, o cuya alimentación o posibles achaques no son costeables, o  tienes falsas ideas sobre el animal, por ejemplo, que un perro pequeño es perfecto para un departamento (las razas pequeñas tienden a ser activas y ruidosas).
  • Para que cuide tu casa (negocio o terreno). Un perro no es un arma. (Y quien lo convierte en una, suele salir dañado). Un animal, así sea de una raza “independiente” (no faldero), siempre necesita contacto humano, no estar relegado a un patio o jardín, enfermo de soledad y con una neurosis creciente, mucho menos encadenado de día y suelto de noche para que “cuide el negocio mientras no estoy”. Esos animales además sufren maltrato, pasan hambre y tienden a irse a los extremos (miedo, nerviosismo o agresividad incontrolable). Mejor contrata cámaras de vigilancia, buenas cerraduras y un contrato con una compañía de alarmas.

Perros que se convierten en problemas

Ocurre que adoptas al perrito flaco y tímido, con huellas de sarna, que “ni siquiera ladra”, pero puede suceder que de repente le tocas la cabeza para acariciarlo, y suelta la mordida; o tomas la escoba para barrer y él corre muerto de miedo a esconderse, incluso orinándose encima. Pasan lo días y ya con algo de confianza, resulta que el otrora perrito mudo, ¡es un ladrador en potencia!, que incluso entra en crisis de lamentos cuando sales de casa y puede durar horas. Optas entonces por encerrarlo, amarrarlo o pegarle “para que aprenda”, además de que no lo tocas porque descubres que la sarna ha regresado y consideras que “ya se curará solo”.

Puede pasar también que te causa tanta lástima y ternura ese perro que adoptaste, que de inmediato lo llevas a tu cama, lo alimentas con comida de tu plato, lo dejas deambular por todos lados (“que conozca la casa”) y cuando salen de paseo, es quien te lleva con jalones, pero piensas que “ya aprenderá, es que es muy impetuoso”. Como resultado, con el tiempo tu perro no solamente se ha vuelto un bravucón que aterroriza a los demás perros en los paseos, sino que incluso cuando él se sube a tu cama prefieres irte a dormir a otro lado, porque no te deja siquiera acercarte y te gruñe.

Otra situación más es cuando adoptas un perro, te entusiasmas tanto que llenas de cosas bonitas la solicitud de adopción, pero frunces el gesto cuando se te pregunta qué ha ocurrido con tus otras mascotas (se te escaparon, te las envenenaron todas, alguien de tu familia siempre las maltrataba, alguien de tu casa ya te dijo que “ni de broma quiere ver animales ahí” o de plano, eran tan problemáticas que las regalaste… y no recuerdas bien a quién). Para no causar mala impresión, obvias algunos datos y juras ser amante de los animales; presumes a todos tus contactos en FB de la foto que te tomó la protectora que te dio a tu nueva mascota y propios y extraños te alaban, ¡eres el Francisco de Asís moderno, la Madre Teresa de los animales! Pero desde la primera noche, descubres que el animal orinó dentro, olvidaste comprarle comida, no sabes dónde dormirá (le dijiste a la protectora que en tu cama, pero en realidad no toleras los pelos ni el olor a perro), y para colmo, chilla cuando está a solas. Con los días, optas por tenerlo en la azotea, incluso amarrado y con bozal, para que no dé problemas… (Lo malo es que a veces olvidas darle de comer y ponerle agua, lo cual es normal porque te da asco ir al lugar donde está, lleno de heces y orina).

Todos los casos anteriores, son de los llamados “malos adoptantes”, porque la mayoría de las veces, terminan por regresar al animal adoptado o en el peor de los casos, lo echan a la calle o lo tienen en condiciones peores que cuando fue rescatado.

Continuará…

©Mayra Cabrera, Derechos reservados.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Olga Cortez Barbera permalink
    24 septiembre, 2013 15:13

    Muy buenas reflexiones. Desde niña he tenido mascotas, de todas las razas nobles (porque todos son nobles). No hago distinción. Ahora adopté una perrita de la calle que había pasado ocho años en un refugio canino. Sabía que mi deber era entenderla. Eso hice. Ahora, de una perrita tímida y temerosa, es un astro con luz propia. Lo importante es entender que al adoptar una mascota, debemos atenderla, cuidarla y amarla. Sólo así no será una carga, sino una fiel compañera que nos proporcionará compañía, ternura y felicidad.

    • 24 septiembre, 2013 20:26

      Y muy buena también, tu reflexión, querida Olga, muchas gracias y un abrazo.

  2. 24 septiembre, 2013 13:59

    Muy buen artículo Mayra. Enhorabuena. Un abrazo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: