Skip to content

Guía del basset (7/25): guía médica, cáncer

2 mayo, 2014

Después de haber tratado el tema de los padecimientos óseos en el basset (post anterior), toca turno a un tema muy delicado y que toca fibras sensibles no solo de todos los que tenemos un basset, sino otra raza de perro e incluso, otras especies de animales de compañía: el cáncer. Con una de mis bassets, Frannie, fue un problema continuo el tema de las tumoraciones, en parte por su edad y en parte por la vida que llevó antes de que la adoptara (la adopté a los 6 años de edad), pero debo decir que cuando se detectan a tiempo y son retiradas, el problema no pasa a mayores.

Algunos tipos de cáncer comunes en el basset

Linfosarcoma (linfoma)

Es un tipo de cáncer maligno que ataca al sistema linfático, el cual se encarga de defender al organismo contra agentes infecciosos (virus y bacterias). El tejido linfático se encuentra en muchas partes del cuerpo, incluyendo los nódulos linfáticos, hígado, bazo, tracto gastrointestinal y piel. Esto significa que cuando este tipo de cáncer se presente, atacará a alguna de estas partes.DSC01862

Cuando se manifiesta en perros, cerca del 80 % de este tipo de cáncer se presenta en los nódulos linfáticos. De hecho, los dueños o el veterinario detectan bultos bajo el cuello u otras partes del cuerpo. Los perros no necesariamente presentan síntomas (si acaso aletargamiento o disminución del apetito) y pueden desarrollar este cáncer a la mitad de su vida o en la vejez.

Otros síntomas son: vómito, diarrea, pérdida del apetito, pérdida de peso, dificultad para respirar, aumento de sed y de orina. El linfosarcoma cutáneo puede causar enrojecimiento de la piel, ulceraciones (lunares rojos cerca de labios y almohadillas), así como comezón y bultos en la piel. Existe también una asociación entre el desarrollo de este cáncer y la exposición al herbicida 2,3-D.

Los bassets se encuentran entre las razas más propensas a desarrollar linfosarcoma, y puede afectar tanto a hembras como a machos.

Detección y tratamiento. El médico veterinario auscultará a tu basset revisando si tiene lesiones como las ya mencionadas, haciendo énfasis en los nódulos, revisará su historial clínico y tomará una muestra (biopsia) para analizar los bultos. En dado caso ordenará una endoscopía y biopsia del tracto gastrointestinal (evaluará también el daño en mucosa estomacal producida por la enfermedad y por el reflejo de vomitar). También puede realizar un análisis de la médula para verificar la posible presencia de células malignas. El tratamiento suele ser a base de radiación, quimioterapia y cirugía.

Antes de optar por la quimioterapia o la radiación, platícalo bien con tu médico veterinario: debes saber que los perros no suelen responder bien al tratamiento, el cual tiene efectos secundarios que bajan muchísimo la calidad de vida del paciente, además de que muchas veces solo alargan su vida semanas o pocos meses y hay una alta posibilidad de reincidencia.

Siempre que detectes bultos bajo la piel, agrandamiento de ganglios linfáticos (cuello, parte posterior de las patas traseras), presencia de lunares rojos o de aspecto extraño (sobre todo cerca del hocico), debes acudir de inmediato con tu veterinario: si se detecta cualquiera de estos problemas en etapas tempranas, es posible evitar el cáncer o su proliferación.

Cáncer de piel

Aunque está relacionado con tumores, incluye un incontrolado crecimiento de las células de la piel o estructuras

Frannie después de la remoción de tumoraciones en la piel.

Frannie después de la remoción de tumoraciones en la piel.

asociadas a glándulas, folículos pilosos y tejidos de soporte (conectivo y graso). Incluso la metástasis de tumores de otras partes del cuerpo pueden manifestarse en la piel. Aunque los perros tienen más tendencia a padecer tumores en la piel, muchos de ellos son benignos, pero solamente un veterinario experimentado puede determinarlo.

Este tipo de cáncer puede ocurrir después de los seis años de edad y los bassets pertenecen a las razas con alta incidencia de padecerlo. Se desconoce hasta hoy qué ocasiona exactamente este cáncer, aunque se sabe que la exposición al sol puede incidir en este padecimiento, o incluso es posible que los perros de colores claros con poco o no tan abundante pelaje que pasan mucho tiempo bajo el sol también están predispuestos a enfermarse. Por otra parte, también existe la predisposición genética a esta enfermedad. Existen cuatro categorías de este tipo de cáncer:

  • Tumores epiteliales, los cuales están involucrados con la piel en sí, las glándulas de la misma o con los folículos capilares.
  • Tumores mesenquimales, son derivados de células que rodean o que soportan la piel, como la grasa, el tejido conectivo, los vasos sanguíneos y los nervios.
  • Tumores redondos, cuyo nombre se debe a su forma, e incluyen al linfosarcoma, mastocitomas, histiocitomas, tumores de células del plasma y tumores venéreos transmisibles.
  • Melanomas, son derivados de los melanocitos (células que dan pigmento a la piel)

Existen también los lipomas, muy frecuentes en perros (comúnmente llamados “bolas de grasa”), y también los adenomas y los papilomas. Muchos cánceres de piel aparecen como bultitos bajo la misma o como llagas o abrasiones que no sanan. Incluso pueden observarse enrojecimientos o que tengan aspecto escamoso. Un perro con este padecimiento sufrirá de comezón y se rascará o morderá el área afectada.

Es importante hacer notar que el cáncer es curable si se trata en etapas tempranas. Para ello se recomienda revisar (palpar) periódicamente la piel de nuestra mascota. Si se notan bultos, heridas o llagas o enrojecimientos que no sanan o cualquier cambio en la piel, se debe acudir de inmediato con el veterinario. Se debe evitar también la exposición prolongada a los rayos solares, sobre todo en perros de piel clara.

Importante: con la vejez aumentan los achaques y la posible aparición de enfermedades; es vital llevar a chequeos semestrales a nuestra mascota.

Recomendaciones y tratamiento veterinario en caso de cáncer

Citología (examen microscópico de las células del tumor mediante una biopsia), bioquímica sanguínea, análisis de

Remoción de tumoraciones en la piel.

Remoción de tumoraciones en la piel.

orina, radiografías para verificar si el tumor se ha extendido a otros órganos (pulmones, por ejemplo).
El tratamiento dependerá del tipo de tumor y de qué tan avanzada esté la enfermedad. Lo más probable es que se extraiga quirúrgicamente el tumor y que, adicionalmente (dependiendo de los resultados de la biopsia), se necesite de terapia de radiación (sobre todo si no fue posible extraer totalmente el tumor), quimioterapia (si ha invadido otros tejidos, pero debes tomar en cuenta lo antes comentado sobre este tratamiento), o criocirugía (en el caso de tumores pequeños).

Existe también una nueva modalidad llamada “terapia fotodinámica”, que consiste en inyectar un colorante en el torrente sanguíneo para localizar y “colorear” las células cancerígenas. Una vez localizadas, se usa un láser a cierta longitud de onda para matar las células malignas. Después de la cirugía se debe verificar la herida y ver si no presenta enrojecimientos o si con el tiempo vuelve a presentarse ahí mismo otro bulto o enrojecimiento.

Hay tratamientos alternativos (homeopatía, acupuntura, etc.), incluso de modificaciones en la dieta. Existe uno muy sencillo sobre suministrar a tu perro curcumina contra el cáncer (pura, grado alimenticio) para combatir el cáncer. Pero tú eres quien toma la decisión.

Mastocitomas

Suelen aparecer en la piel: de hecho cerca de un 20% de los tumores cutáneos se refieren a los mastocitomas. Su origen es desconocido, pero se sabe que se desarrollan a partir de un componente del tejido corporal celular y juegan un papel en el proceso de reparación de tejido al liberar mediadores inflamatorios. Sin embargo, cuando las células se vuelven malignas pueden difundirse a los nódulos linfáticos, bazo, hígado y médula ósea.

Los bassets tienen cierta predisposición a padecerlos y es más frecuente que aparezcan alrededor de los 8 o 9 años de edad. Hay que estar atentos a la aparición de bultos o masas prominentes o redondeadas en la piel, dolor abdominal, falta de apetito, vómito, o a evacuaciones retardadas debido a sangrados en la parte superior del tracto digestivo. Si se presenta alguno o varios de estos síntomas, hay que acudir con prontitud al veterinario, quien auscultará a nuestra mascota, sobre todo los bultos en la piel y los ganglios linfáticos (suelen estar inflamados), tomará una muestra (biopsia) de la masa para analizarla con un patólogo, pero es posible que esto lo haga cuando remueva los mastocitomas por medio de cirugía, la cual es muy efectiva sobre todo en casos en que las masas son pequeñas y bien diferenciadas y se removerán toda la periferia y un poco más.

Frannie. Cirugía para remoción de mastocitomas.

Frannie. Cirugía para remoción de mastocitomas.

El médico verificará por rayos X el abdomen para ver cómo está el hígado y el bazo. Tomará una muestra de sangre y mandará a analizarla (bioquímica sanguínea y hemograma) y así evaluar también el estado de salud en general. Asimismo, es posible que tome una muestra de orina (uroanálisis) para evaluar a los riñones y ver si no hay infecciones. Si el médico cuenta con este recurso o si lo considera necesario, hará un ultrasonido abdominal, el cual arroja datos mucho más claros para verificar si hay masas en el hígado o el aspecto general del bazo. Estudios más especializados pueden ser requeridos (muestreo de la médula ósea o del bazo). En caso de ser necesario, se optará por la quimioterapia o por la radiación.
Es importante señalar que muchos tumores cutáneos son benignos, pero aún así no deben dejarse pasar por alto y se debe pedir consejo de un veterinario calificado. Aún cuando nos asegure que el bulto bajo la piel no es cancerígeno, debemos estar atentos a si cambia de forma, color o tamaño: si es así, debemos acudir de inmediato con el médico veterinario.

Continúa en el siguiente post.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Nota importante. Esta Guía es de mi autoría y fue originalmente publicada en el foro argentino de Yahoo Grupos “Basseteros sin Fronteras”, el cual ya no está vigente; posteriormente se publicó en la página de CAESPA, AC, la cual ya no existe y donde podía incluso descargarse como PDF con fines educativos. Es por ello que decidí publicarla en mi blog. No se permite su reproducción parcial ni total salvo mi consentimiento expreso, esto debido a que en diversas ocasiones han plagiado mi trabajo e incluso ha sido utilizado por criadores de traspatio. Por su atención, conocimiento y comprensión a esta nota, gracias.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 25 junio, 2014 23:24

    hola, mira a mi perro le han salido bultos llenos de materias, y le ha tocado hacerle cirugía, pero no presenta nada de lo otros síntomas, ni diarrea, ni falta de apetito, ni lunares, pero siempre se esta rascando la espalda, haga lo que haga para evitarlo, y tiene esa parte irritada.

    • 26 junio, 2014 10:09

      Hola Ricardo
      Si han removido quirúrgicamente las tumoraciones, el mismo veterinario debe decirte si son tumores benignos o malignos; incluso hará una citología para analizarlos. Ahora bien, hay algunos que si bien pueden no ser malignos, sí pueden causarles comezón, por lo que debes estar atento a si supuran, si cambian de color, si crecen, si cambian de forma o tamaño, o son lesiones que no sanan. Muchas veces al remover quirúrgicamente no hay más problemas porque precisamente así evitas que precisamente se desarrolle una patología más seria (como el cáncer). Sobre los otros síntomas, debo decirte que muchas veces cuando se dan, es cuando ya hay un cáncer y está en progreso, incluso en etapas avanzadas. Te sugeriría la citología y también análisis sanguíneos completos para evaluar a tu perro, sobre todo si ha variaciones en su conteo de glóbulos blancos, si tiene los ganglios aumentados o cualquier otra anomalía que te indique problemas. Porque incluso podría ocurrir (no soy veterinaria, hablo desde mi experiencia y de lo que me he informado) que esas lesiones nada tengan que ver con una tumoración como tal y sean el resultado de una enfermedad cutánea, por ejemplo, de problemas de inmunodepresión o hasta una alergia alimentaria (no debes descartar el hecho de que le da comezón). Pide, en dado caso, una segunda opinión. Mucha suerte y saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: