Skip to content

Guía del basset (8/25): guía médica, sangrados y enfermedades oculares

5 mayo, 2014

En el apartado anterior hablamos de un tema muy temido, que es el cáncer en el basset, y ahora platicaremos sobre otros padecimientos, como los sangrados y también enfermedades en los ojos de nuestro orejón.

Sangrados

Magulladuras (moretones) anormales

Se trata de desórdenes hemostáticos (coagulopatías), que se reflejan en la inhabilidad de la sangre para coagular. Las hemorragias pueden ser cutáneas, o en órganos internos, tejido, en cavidades del cuerpo y en las membranas mucosas (ojos, boca, nariz, genitales externos). Estas últimas pueden ser detectadas por el dueño, mientras que en el caso de las hemorragias del tracto intestinal pueden notarse en sangre en las heces (hematoquecia), o en evacuaciones muy oscuras y tardías con sangre (melena).

Milagros.

Milagros.

En el caso del tracto urinario la orina tendrá sangre (hematuria). Las causas pueden ser desórdenes sanguíneos (disminución de las plaquetas o que no funcionan bien) debidos a factores hereditarios o que pueden desarrollarse durante la vida de nuestra mascota.

Las siguientes causas pueden afectar la producción de las plaquetas o que disminuyen la cantidad de las mismas en el torrente sanguíneo: uso de medicamentos tóxicos para la médula ósea, infecciones de la misma debidas a virus o bacterias, inmunidad que resulta en daño a la médula o cáncer en la misma; mieloftisis y mielofibrosis, las cuales dañan a las células de la médula; exceso de estrógenos, vasculitis (inflamación de vasos sanguíneos), erliquiosis canina, ciertos parásitos, ciertos desórdenes del bazo, falla renal, ciertas leucemias; etc.

Otras enfermedades relacionadas son la diabetes, la uremia (enfermedad de los riñones), hiperadrenocorticismo (producción de exceso de cortisona), hemofilia, enfermedades del hígado, enfermedad de Von Willebrand.
Se debe entonces estar atento a sangrados en las heces, orina, nariz (epistaxis), hinchazones o moretones bajo la piel, hemorragias o puntos de sangre en las encías, vulva o pene, el blanco del ojo o dentro del párpado o el ojo en sí. También hay que vigilar si nuestra mascota presenta dificultad para respirar (sangrado en los pulmones o cavidad torácica), distensión abdominal (debido a sangrado en el abdomen, que puede confundirse con dilatación gástrica), debilidad, depresión. Encías pálidas (anemia). Excesivo sangrado o que no se detiene ante un corte o herida. Dolor en las articulaciones debido a hemorragias en las mismas.

Identificación y tratamiento. Se recomiendan los siguientes análisis de laboratorio: conteo sanguíneo y de plaquetas, bioquímica sanguínea, uroanálisis, radiografías a la caja torácica y al abdomen, análisis de heces, estudios de coagulación y sexológicos, ultrasonido abdominal, citología y muestreo de la médula ósea, prueba del factor de Von Willebrand. Dentro de las recomendaciones veterinarias está la suspensión de aquellos medicamentos que puedan causar hemorragias, minorizar la actividad de nuestra mascota para evitar el riesgo de traumas o heridas.

En el caso de presentar anemia severa o sangrado excesivo, requerirá hospitalización y la administración de fluidos intravenosos, transfusiones, oxigenación, terapia de vitamina K y quizá la administración de antídotos contra toxinas. Asimismo, ante cualquiera de los síntomas antes descritos, se recomienda asistir de inmediato con el veterinario y suministrar los medicamentos y tratamientos que este recomiende. Evitar la exposición a veneno contra ratas u otras sustancias tóxicas que puedan desencadenar el sangrado.

Enfermedades de los ojos

Ectropión

Se refiere a la caída pronunciada del párpado (proyección hacia el frente, colgante) y que resulta en la exposición la conjuntiva palpebral (la delicada membrana que rodea al párpado), y que sobre afecta todo en la parte central del párpado. El basset hound es una de las razas que presentan este problema y que de hecho, es una de sus características, aunque también está asociado a una gran pérdida de peso o masa muscular y que afecte a los músculos que rodean la órbita del ojo, en algunos casos de hipotiroidismo y de miositis masticatoria (inflamación de los músculos de la cabeza), a consecuencia de heridas al párpado (con sustancias químicas, quemaduras o golpes), inflamación crónica o incluso a fatiga (después de ejercicio extenuante).

Mateo y Alelí.

Mateo y Alelí.

Observación y tratamiento. Se recomienda entonces observar si hay enrojecimiento crónico de la conjuntiva inferior, si hay mucosidad en los ojos o si hay una exposición manifiesta del párpado inferior o de la conjuntiva palpebral o incluso del tercer párpado. La mayoría de las veces sólo se requerirá de limpieza del ojo y de la aplicación de un humectante prescrito por el veterinario. En caso de que el veterinario sospeche de alguna enfermedad asociada (por ejemplo, desórdenes neuromusculares, úlceras de la córnea, etc.), recomendará análisis sanguíneos y de orina.

Respecto al tratamiento muchas veces se recomienda una buena higiene ocular y facial, aunque en otros casos se aconsejará el uso de gotas oculares para lubricar el ojo así como el uso de ungüentos con el fin de evitar resequedad. En casos severos (que puede ocurrir en perros mayores), es posible que se necesite de cirugía para corregir esta afección, así como tratamiento médico. De requerir de cirugía, lo más recomendable es que nuestra mascota use un collar isabelino mientras sana por completo y para evitar que se lastime por sí misma.

Glaucoma

El glaucoma es debido a la presión alta en el ojo. Dentro del ojo normalmente hay producción y drenaje de un fluido llamado humor acuoso. Cuando hay problemas con este drene la presión interna del ojo aumenta. La presión alta causa daños al nervio óptico ocasionando pérdida de la vista. Por lo general afecta a un solo ojo (al menos de manera inicial, ya que el otro también puede verse afectado en el futuro). El glaucoma puede ser de dos tipos, primario o secundario.

Felu (en tratamiento por glaucoma)

Felu (en tratamiento por glaucoma)

Glaucoma primario: este indica un problema en el área donde el fluido abandona el ojo y puede ser de tipo estructural o estar involucrado con la función de drene del ojo. Este problema puede ser hereditario y muy común en los perros, teniendo algunas razas más tendencia que otras. Las causas que lo desarrollan son las siguientes:

  • Inflamación en el ojo. Cuando es muy alta hay producción de proteína en el humor acuoso y puede obstruir el fluido.
  • Luxación del cristalino. Si hay daño en el cristalino y cae dentro de la cámara frontal del ojo, puede bloquear el flujo y drenaje del humor acuoso.
  • Tumores dentro del ojo. Estos pueden invadir el área de drenaje.
  • Traumas. Si el ojo ha sido lastimado, puede llenarse con sangre y también bloquear el flujo.

Glaucoma secundario: este se desarrolla conjuntamente con otro desorden en el ojo. Esto significa que otras enfermedades oculares pueden afectar el flujo normal del humor acuoso o interrumpen de alguna forma el drenaje de este fluido. No se conoce qué desarrolle específicamente este glaucoma y es una enfermedad que ocurre de manera espontánea y silenciosa. Se sabe incluso de casos de defectos relacionados con el flujo ocular desde el nacimiento y que la enfermedad se desarrolla hasta etapas tardías.

Debe entonces verificarse si el ojo de nuestra mascota luce rojo, si hay mucho bizqueo o dolor en el mismo, lagrimeo, si la pupila está dilatada o no reacciona a la luz. Se debe observar si la córnea luce nublada (azulosa, por ejemplo), si el tamaño del ojo luce alargado (se conoce como buftalmos) o si hay pérdida de la visión.

El veterinario debe realizar un completo historial médico así como un examen físico a nuestra mascota, el cual incluirá un examen completo del ojo para determinar si el glaucoma, en caso de que tenga, es de tipo primario o secundario. Debe hacer una evaluación de daño posible en el nervio óptico y la retina y, en dado caso, se consultará con un veterinario oftalmólogo, quien realizará las siguientes pruebas:

  • Medida de la presión ocular (tonometría)
  • Evaluación de la vía de drenaje (gonioscopía)
  • Si el ojo se ve muy nublado debe examinarse a profundidad mediante una ultrasonografía para identificar si el cristalino está fuera de lugar, si hay tumores o daños al nervio óptico.

Tratamiento. Primeramente se deben tratar o corregir las causas que provoquen el mal, disminuir la presión dentro del ojo y salvar la visión, si es posible. El médico prescribirá medicación tópica (gotas para los ojos) y sistémica (pastillas o inyecciones). Es posible que en algunos casos se recomiende la cirugía, principalmente en caso del glaucoma primario. Mediante crioterapia o láser se eliminará el área dentro del ojo que produce el humor acuoso. Otra opción es hacer un by pass para el flujo insertando un tubito con una válvula dentro del ojo.

Hay otra cirugía, en el caso de luxación del cristalino, que consiste en abrir el ojo y remover manualmente el cristalino. En el caso de tumores en el ojo que causen glaucoma, se recomienda remover el ojo (enucleación). Si el paciente no responde a los medicamentos o a la cirugía (esto es, que la presión interna del ojo siga elevada), y si nuestra mascota padece de dolor continuo o si el ojo ha perdido su visión o incluso si la terapia en muy costosa, se recomienda la enucleación.

Siendo esta una enfermedad muy difícil de tratar, los medicamentos deben ser administrados puntual y exactamente como haya dicho el veterinario, por todo el tiempo que el indique, no hasta que nosotros veamos mejoría. Debemos tener en cuenta que es posible que la visión se pierda o que incluso se tenga que remover el ojo (ver párrafo anterior), así que debemos estar preparados y no sentirnos mal ante esto: muchísimos perros se ajustan bastante bien a la visión de un solo ojo o incluso a la ceguera total.

Continúa en el siguiente post.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Nota importante. Esta Guía es de mi autoría y fue originalmente publicada en el foro argentino de Yahoo Grupos “Basseteros sin Fronteras”, el cual ya no está vigente; posteriormente se publicó en la página de CAESPA, AC, la cual ya no existe y donde podía incluso descargarse como PDF con fines educativos. Es por ello que decidí publicarla en mi blog. No se permite su reproducción parcial ni total salvo mi consentimiento expreso, esto debido a que en diversas ocasiones han plagiado mi trabajo e incluso ha sido utilizado por criadores de traspatio. Por su atención, conocimiento y comprensión a esta nota, gracias.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Anónimo permalink
    22 mayo, 2015 11:31

    No lo entiendo por que mi perro le paso esto, no lo soporto, maldita sea pobre de mi perro en verdad estoy triste y no se que hacer con mi perro no quiero que sufra. Pobre de mi Doby pobre de mi hijo….

    • 22 mayo, 2015 14:23

      Realmente lo lamento… ¿tiene problemas oculares? Toma en cuenta que ante todo son sabuesos y aunque pierdan el sentido de la vista, su principal sentido es la nariz, solamente tienes que reentrenarlo para que sepa guiarse primero dentro de casa, y después en exteriores -con correa y arnés, por supuesto-. Sé de muchos perros ciegos que tienen estupendas vidas. ¡Ánimo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: