Skip to content

Guía del basset (11/25): guía médica, otros problemas de salud

9 mayo, 2014

En el último post platicamos sobre problemas con la vejez y la dentadura del basset, ahora finalizamos esta larga sección de salud con unos últimos apuntes sobre otras afecciones que puede tener nuestro amigo orejón.

Estornudos

Buba

Buba.

El estornudo es un reflejo de las vías aéreas superiores ocasionado por material irritante en la cavidad nasal (específicamente un nervio que termina en la membrana mucosa que da a la nariz) y que resulta en una descarga “explosiva” de dicho material.

Al igual que en los humanos, esta reacción es normal a excepción de que dicha descarga sea severa, crónica o despida mucosidad. Esta mucosidad puede ser clara, mucosa (blanquecina) o sanguinolenta. En caso de esta última puede indicar una herida, un cuerpo extraño alojado, un tumor o un desorden sanguíneo (ver sección anterior). Puede también indicar la presencia de una infección viral o incluso una alergia a un determinado producto.

Es importante, en este caso, tener cuidado con los solventes que manejemos en casa o incluso con el tipo de artículos de limpieza que utilicemos: debemos recordar que los bassets son sabuesos con un olfato altamente desarrollado y que son susceptibles a sustancias químicas irritantes a su mucosa nasal. Los sabuesos son más propensos a inhalar cuerpos extraños (espigas o semillas de plantas, por ejemplo), así como son más proclives a padecer de infecciones fúngicas o de tumores nasales.

En el caso de mascotas jóvenes es más probable que sea debido a infecciones respiratorias o incluso defectos de nacimiento (de tipo anatómico en sus vías respiratorias); en el caso de mascotas de la tercera edad puede deberse a enfermedades dentales crónicas o incluso a tumores. Hay que revisar si hay estornudos con mucosidad o si estos son frecuentes, así como si nuestro perro se rasca la nariz o se frota la cara contra el suelo, muebles, su propia cama, etc.

Estornudo inverso

24julio05 005

Phoebe y Liz.

Consiste en una especie de estornudo que no sale, sino que se manifiesta con sonidos de ahogo, como si insuflara ruidosamente. Se debe revisar también si hay el reflejo de estar tragando continuamente (como si tragara flemas), si hay mal olor del hocico o la nariz, dolor, hinchazón en el puente de la nariz, respiración ruidosa, pérdida del apetito o de peso, incluso aletargamiento (falta de ganas para hacer lo que antes hacía, como jugar).

Se debe acudir con el veterinario, quien hará un examen físico para revisar el tipo de descargas de nuestro perro, el flujo de aire a través de los conductos nasales, la habilidad que tenga para respirar con el hocico cerrado, el tamaño y estado de los nódulos linfáticos, examen de la cavidad oral y de los ojos. También debe verificar si se debe alguna infección viral de las vías respiratorias. En caso de que se requiera un análisis sanguíneo, se tomará nota de las plaquetas (esto en caso de sangrado nasal) o incluirá un estudio especial para descartar una infección por hongos.

Es posible también que el veterinario analice la descarga nasal al microscopio (citología), y si lo considera necesario, realice radiografías al cráneo, se incluya una biopsia del tejido nasal o, en casos especiales, mande a hacer una tomografía computarizada.

Obviamente, el tratamiento dependerá de los factores aquí mencionados, aunque se recomienda en casa lo siguiente: estar al pendiente por si nuestro orejón presenta alguno o varios de los síntomas aquí mencionados; en el caso de mucosidad, debemos limpiar la nariz. Como nuestras mascotas (al igual que las personas) comen y se les antoja comer al oler la comida, pero es posible que no coman si no detectan olor alguno. Si calentamos la comida en microondas o utilizamos alimento de lata podemos animarle a que coma. Debemos también tener, como medida preventiva, el calendario de vacunación al día para evitar infecciones de vías respiratorias.

Picaduras de insectos

Si estamos cerca, sabremos que algo ha pasado al escuchar el ladrido/aullido de protesta y dolor de nuestro basset. Si notamos que está aletargado, tiene fiebre, nariz reseca, vómitos, inflamación general o en alguna parte de su cuerpo, llevémoslo de inmediato con el veterinario. Debemos saber qué tipo de alimañas son habituales en nuestra comunidad para saber a qué enfrentarnos. Si sabemos que hay abundancia de ellas donde vivimos, conviene fumigar periódicamente nuestra casa (atención: no deben estar ni mascotas ni humanos adentro) y en dado caso, tener a la mano algún antídoto (debemos saber con antelación cómo suministrarlo).

Tip sobre la obesidad. Solo basta darle un 1 % más de comida a tu basset de su ración diaria para que llegue a aumentar hasta un 25 % más de su peso adecuado.

Respecto a los piquetes de alacrán, existe una teoría acerca de suministrar varios dientes de ajo vía oral; no son patrañas, sino que el ajo contiene una sustancia capaz de cortar los péptidos del veneno. Si optas por este recurso, debo advertir que es bajo responsabilidad tuya y debes hacerlo en caso de emergencia extrema, por ejemplo, cuando no haya forma de llevar a tu perro al veterinario.

Obesidad

Este es un tema que muchos dueños de bassets prefieren evitar, sencillamente porque muchas veces es difícil resistirse a esa suplicante mirada tan de basset y reprimirnos a darles “un bocado y ya”… lo cual sabemos que no es cierto. Como se ha mencionado, son glotones por excelencia y de nosotros como dueños depende que regulemos su peso. Veámoslo de esta manera: hay estudios que dicen que a un perro de mediana edad sólo basta con darles un 1% extra de su ración diaria para que con el tiempo, aumente un ¡25 % extra sobre su peso ideal!

Todos jugandoPlanetario 2 de diciembre 2007 005

En el Planetario, Argentina (2007).

Un perro con exceso de peso pueden mostrar dificultad para respirar o caminar, no tolera bien el calor o el ejercicio. El veterinario te dirá si tu mascota está excedida de peso, pero como él sabe que es un tópico que puede lastimar susceptibilidades, a veces sólo hará comentarios casuales como: “hace varios kilos que no te veía”, y muchas veces nos lo dirá de manera directa hasta que nuestro orejón tenga cuerpo de foca. Debemos entonces armarnos de valor y preguntarle al veterinario (cuando llevemos a nuestro amigo animal a revisiones o a vacunación, corte de uñas o baño) si considera que está en su peso correcto.

Como se ha dicho antes, hay estándares de peso pero cada basset es diferente (sobre todo aquellos ajenos a cuestiones de pedigrí, estándares raciales o certificados: el tipo de cosas que tienen más que ver con el valor monetario y no con el verdadero valor del corazón), lo pesará y nos dirá si necesita llevar una dieta especial (hay marcas que manejan líneas especiales para perros con sobrepeso), preguntará qué tipo de vida lleva nuestra mascota (poco o nulo ejercicio, abundancia de bocadillos, etc.). No se vale mentir al médico, ya que todos sabemos que los bassets no engordan solo por respirar: nosotros somos los responsables directos de su peso, ya sea porque los sobrealimentamos, les damos bocadillos a todas horas… o nos hacemos de la vista gorda cuando nuestros bassets una y otra vez roban comida de la mesa.

Dependiendo del caso, el médico sugerirá hacer análisis sanguíneos o incluso un uroanálisis (análisis de orina) para descartar que la obesidad se deba a algún trastorno como la diabetes, o a enfermedades de la tiroides. Para este tipo de enfermedades también existen marcas de alimentos que manejan líneas específicas.

Aparte de la dieta que el veterinario sugiera (nos indicará la cantidad exacta de comida a darle en cada toma, así como alguna marca de alimento específica, baja en grasas, con menos proteínas y con más fibra), es importante explicar todo esto a nuestra familia, para evitar caer en “tentaciones” y rompimiento de dietas. No todo debe ser motivo de tristeza y represión: podemos seguir dándole bocadillos… pero bajos en calorías, como trocitos de zanahoria o palomitas de maíz sin grasa.

Una buena forma de mantener a tu basset consentido y en su peso, es darle bocadillos saludables: dado que son sibaritas y gourmets, rápidamente aprenden a disfrutar de trocitos de fruta e incluso, verduras crudas, opciones sanas y nutritivas.

El veterinario sugerirá también el ejercicio, y si no nos es posible salir a caminar con nuestro orejón con regularidad, existen juguetes para jugar con él dentro de casa, ejercitarnos mutuamente y a la vez, pasar un buen rato. Por último, no hay que desesperarnos: hay que tomar en cuenta que se requiere de un promedio de 8 meses a un año, dependiendo del grado de obesidad, para que nuestra mascota alcance su peso ideal. Al igual que con los humanos, la clave está en la constancia y en no cejar.

Cuando nuestra mascota alcance un sano peso (hay que llevarla cada mes o cada mes y medio a revisión), preguntemos al veterinario qué tipo de dieta debe llevar para mantenerse en ese peso. Tomemos en cuenta que si volvemos a caer en lo mismo que antaño, nuestra mascota engordará de nuevo.

Finalizamos así esta guía médica del basset y continuaremos con una nueva sección no solo interesante, sino importantísima en la Guía del Basset: ¿eres el dueño adecuado para un perro de esta raza?

Continúa en el siguiente post.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Nota importante. Esta Guía es de mi autoría y fue originalmente publicada en el foro argentino de Yahoo Grupos “Basseteros sin Fronteras”, el cual ya no está vigente; posteriormente se publicó en la página de CAESPA, AC, la cual ya no existe y donde podía incluso descargarse como PDF con fines educativos. Es por ello que decidí publicarla en mi blog. No se permite su reproducción parcial ni total salvo mi consentimiento expreso, esto debido a que en diversas ocasiones han plagiado mi trabajo e incluso ha sido utilizado por criadores de traspatio. Por su atención, conocimiento y comprensión a esta nota, gracias.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: