Skip to content

Guía del basset (12/25): dueños adecuados para un basset

12 mayo, 2014

En la sección anterior cerramos el apartado de salud y enfermedades con otras afecciones del basset. Ahora toca el turno a una sección más dinámica y divertida donde, si aún no tienes un basset, debes cuestionarte:

¿Eres el dueño adecuado para un basset hound?

Fel_e_Ivan

Feli e Iván.

Antes de leer los siguientes apartados, una indicación de vital importancia: independientemente a qué grupo de abajo pertenezcas, debes saber lo siguiente:

Los bassets son perros muy dependientes de su(s) dueño(s) y que no pueden estar solos por largos periodos de tiempo.

Lo anterior lo indicaron una y otra vez las personas encuestadas. Si estás fuera de casa por largos periodos de tiempo (jornadas laborales de más de 10 horas mas el tráfico para llegar a casa), NO te conviene tener un basset. Esto a excepción de que te las ingenies como la dueña de Feli, quien antes de ir al trabajo lo va a dejar a casa de sus padres, recogiéndolo al final de la jornada laboral. Otra opción es si hay más miembros en tu familia que puedan estar a horarios diferentes (pero en forma continua) en casa.

En este apartado hablaremos de distintas combinaciones de dueños y bassets:

• El basset y los niños
• Un terapeuta bajito.
• El basset y los solteros
• El basset y las parejas sin hijos
• El basset y las personas mayores
• El basset y las familias.
• El basset y otros animales

El basset y los niños

Este es un apartado especial, ya que (a excepción de una pareja sin hijos) todos los encuestados recomendaron ampliamente los bassets para los niños: es un perro que los adora, principalmente a los bebés. Es paciente y sumamente juguetón, y aunque no es guardián, cuida de ellos y nunca buscará lastimarlos. De hecho, varios de los encuestados tienen niños que incluso han crecido con el basset y son los mejores amigos.

Lola y Renata chica

Lola y Renata.

Dado su carácter, el basset es otra especie de niño más, se entiende perfectamente con sus compañeritos humanos: Jordan por ejemplo, es casi tan incansable como ellos y tolera bastante bien sus caricias rudas (que nunca sean con afán de lastimarlo); en el caso de Felipe y los sobrinitos de su dueña, son socios al momento de compartir bocadillos; o está Simón, quien convive con un bebé de 14 meses.

Incluso la traviesa Atenas hizo recobrar la confianza que su pequeño amito de cuatro años había perdido hacia los perros (en el pasado había sido asustado por uno).Está también Lola, quien prefiere estar al lado de su amita de diez años que al lado de los adultos. Como el dueño de Lola dijo: “la voz de los niños los atrae mucho”.

Dado su estupendo carácter, el basset también puede ser un perro terapeuta, aún cuando alguna de sus características (tozudez) difícilmente lo haría calificar para ser un perro de terapia. Aquí dos testimonios: la convivencia entre Atenas y Grecia con un vecinito suyo que padece de parálisis cerebral le ha hecho tener muchos avances, ya que son perras pacientes y muy cariñosas con él. Por otra parte está Kabuby, quien aún siendo un cachorrito (es el más pequeñito de la encuesta, de apenas 6 meses y medio) ha ayudado enormemente al progreso de un pequeñito con quien convive y que padece de hiperactividad, cosa que aún recurriendo a especialistas no se había logrado tanto.
Un basset (una mascota en general) también es recomendable para niños que son hijos únicos ya que: “(…) es alguien a quien (el niño) puede amar y cuidar y con quien puede expresar sentimientos que de otra manera compartiría con un hermano y que tal vez no manifieste a sus padres”. (El hijo único. Ma. Elena López y Ma. Teresa Arango, Ed. Norma, 2002, p. 33)

Para los niños se recomiendan bassets de todas las edades, solo que hay que tener cuidado con los extremos: un basset cachorrito podría ser lastimado accidentalmente por un niño, sobre todo si un adulto no supervisa a ambos (leer más adelante Algunas reglas para la sana convivencia entre niños y mascotas o tKabubyambién el artículo Busco una mascota para mi hijo, en este mismo blog) y un basset muy maduro será menos tolerante a los juegos y caricias bruscas y quizá se lastime al subir o bajar escalones o muebles.

En cualquiera de los casos, siempre se recomienda la responsabilidad de los padres y la educación que ellos transmitan a sus hijos respecto al cariño, cuidado y respeto que su mascota requiere: un perro no es un juguete.

El basset y los solteros

El basset está ampliamente recomendado para personas solteras. Incluso uno de los encuestados dijo que el pasear con un basset significa conocer a mucha gente interesante… No lo dudo, dada la simpatía que despierta esta raza: su aspecto amigable invita, literalmente, a que todo mundo quiera acercársele.

cumple_moris

Morris y Gonzalo con su familia.

Algunos de los encuestados son personas solteras y por lo mismo, disponen de tiempo para dedicárselo a su orejón. Uno de ellos incluso confesó experimentar una especie de “paternidad”, ya que el basset se convierte en alguien a quien uno desea cuidar y darle las mejores cosas; este tipo de personas suelen disponer de más ingresos para dárselos a su basset, ya se trate de collares, camitas, accesorios, platos especiales, y más.

Para las personas solteras se recomiendan los bassets de cualquier edad, pero principalmente aquellos que superan el año de vida: debido a que estos solteros están fuera parte del día, conviene que tengan un basset mayorcito que sepa entretenerse solo durante ese tiempo. Recuerden que un cachorro requiere de atención continua que quizá no puedan darle y no sería bueno que se enojen porque el animalito hizo destrozos (en realidad exploró su entorno) o hizo sus necesidades dentro de casa.

El basset y las parejas sin hijos

Como varios encuestados señalaron, el basset lo recomiendan a todo mundo. Las parejas sin hijos no son la excepción. Muchas veces se crea un vínculo muy especial entre ellos y su(s) basset(s), quienes suelen ser más que una mascota y se convierten en un miembro principal de su pequeña familia. Un basset les enseña a ser tolerantes por todas las “locuritas” que hacen (como alguien bien apuntó) y les hace reír y aprender muchísimo. Es un perro muy disfrutable y le encanta ser el centro de atención.

Ahí tenemos a Gonzalo, un basset que rompe con todos los esquemas (aquellos estigmas de que los bassets “nunca aprenden ni obedecen”) y que aprendió durante sus primeros meses de vida al lado de sus humanos ni nada más ni nada menos que ¡26 comandos distintos! Algunos de ellos, son: “comer” (va a la cocina hacia su plato), “papá” (va hacia la puerta a buscar a su amo), “Morris” (va en busca de su hermano canino), “cara de oso” (increíblemente, ¡saca la lengua y arruga la cara!), y muchísimas otras cosas más, las cuales incluyen el sacar el juguete correcto de su canasta de acuerdo a la solicitud indicada.

cara de oso chica

Gonza haciendo “cara de oso”.

Para las personas casadas y sin hijos, se recomiendan los bassets de todas las edades, principalmente los cachorros, ya que disfrutarán mucho su crecimiento, travesuras y locuras etapa por etapa.

El basset y las personas mayores

Aunque hubo encuestados que dudaron recomendar un basset a personas mayores dada la impetuosidad y fuerza que tienen (son perros bajitos, pero robustos), el basset sí es recomendado a personas mayores, siempre y cuando éstas puedan valerse por sí mismas (incluso económicamente) y dispongan de la paciencia necesaria para manejar a este orejón tan especial.

Para las personas mayores se recomiendan los bassets adultos, de preferencia mayores de cuatro o seis años de edad: un basset de esta edad habrá terminado en parte su larguísima infancia y será un animal más calmado, sobre todo si tiene unos seis años. Resultará entonces un animal tranquilo, a quien la necedad no se le quitará (quizá se le acentúe), pero que no requerirá de paseos tan largos y que ya no querrá salir como bólido, sino que caminará al paso de su dueño.

Un perro mayor es una estupenda compañía y siempre buscará estar echado cerca de uno. Lo que sí hay que señalar es que es muy factible que necesite más atención médica: se recomienda entonces revisiones semestrales por parte del veterinario (ver sección de Salud y Enfermedades); cumplida dicha rutina y aún cuando nuestro basset sufra achaques al igual que nosotros, por nuestra edad y padecimientos propios seremos más comprensivos y no será difícil tener también una rutina especial para sus tratamientos y posibles medicaciones.

Continúa en el siguiente post.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Nota importante. Esta Guía es de mi autoría y fue originalmente publicada en el foro argentino de Yahoo Grupos “Basseteros sin Fronteras”, el cual ya no está vigente; posteriormente se publicó en la página de CAESPA, AC, la cual ya no existe y donde podía incluso descargarse como PDF con fines educativos. Es por ello que decidí publicarla en mi blog. No se permite su reproducción parcial ni total salvo mi consentimiento expreso, esto debido a que en diversas ocasiones han plagiado mi trabajo e incluso ha sido utilizado por criadores de traspatio. Por su atención, conocimiento y comprensión a esta nota, gracias.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: