Skip to content

Guía del basset (13/25): dueños adecuados (e inadecuados) para un basset

13 mayo, 2014

En el apartado anterior comenzamos con las personas adecuadas para tener un basset hound; continuamos ahora con esa sección con las siguientes combinaciones: familias y otros perros.

El basset y las familias

Roberto y familia

Atenas y su familia.

Esta es la combinación perfecta, ya que al basset le encanta estar rodeado de gente que lo quiere: sabe perfectamente que es el centro de atención y que recibirá de cada miembro un trato diferente y no por menos especial. Sabrá con quién jugar, a quién pedirle caricias, a quién hacerle bromas y, por supuesto, a quién pedirle comida. Además de que siempre habrá alguien que lo defienda al cometer alguna “fechoría” (robar comida, mordisquear alguna cosa).

Para las familias se recomiendan los bassets de cualquier edad, principalmente los que tienen más de seis u ocho meses de vida, ya que será un animal más independiente e igualmente juguetón. En el caso de que deseen un cachorrito, los padres deberán tomar en cuenta de que lo más seguro es que ellos mismos tengan que educarlo, enseñarle dónde hacer sus necesidades, alimentarlo, bañarlo y limpiar y componer los pequeños destrozos que haga.

Pero hay padres que no están dispuestos a encargarse de “un hijo más” y que se cansan y terminan por deshacerse del inocente basset. Cuidado con esto: como se indica la sección de abajo, todos deben hacerse responsables de la mascota y NUNCA deshacerse de ella. Por otra parte un basset mayor (que pase de los seis o siete años, por ejemplo), requerirá tal vez de cuidados especiales (más visitas al veterinario, suplementos vitamínicos). Si eres padre de familia y necesitas información adicional sobre niños y mascotas, o adolescentes y mascotas, haz click en los enlaces antes resaltados.

Si decides adoptar a un basset adulto es recomendable que tanto los padres como los demás integrantes se hagan responsables del cuidado de la mascota: es un miembro más de la familia y su bienestar depende de todos.

Pero sin importar la edad que tenga nuestro basset, siempre tendrá esa chispa y vitalidad característica y será, en todos los casos, el amigo animal más querido y simpático que uno pueda desear.

El basset y otros animales

Los bassets, como se ha mencionado, poseen un carácter magnífico, que los hace excelentes compañeros no sólo de humanos, sino de compañeros de su misma raza o de otra diferente. Tratándose de perros que gustan de estar en jauría, no será raro que al ir caminando en la calle traten de hacer amistad con cuanto perro se topen, sin importar si es un chihuahua o un gran danés.

Carlos, Lola y familia

Lola y su familia.

Sólo hay que tener cuidado con aquellos perros (y personas) que no sean tan amigables y que rehúsen cualquier trato con nuestro orejón o incluso busquen lastimarlo. Pueden entonces convivir sin mayor problema con otros perros, tal es el caso de Lola, que convive con un rottweiler o de Hércules, Tequila y Cleo, que comparten casa con un san bernardo y un bulldog.

Por otra parte Ana, Lolita y Petrona, viven con una collie, la cual se ha “abasseteado”, como dicen sus dueños y que incluso imita a sus amigas orejonas: “come como “bassetauro”, hace lo que quiere, cree que es extraordinaria y cuando le doy una orden incluso me mira con cara de basset ¡y eructa!… demasiados años con bassets”.

Respecto a otras especies, debes tener precauciones: en el caso de roedores y animales presa, incluso aves, no es muy recomendable, porque recordemos la función zootécnica del basset hound: son perros criados para la caza y, en muchos casos y salvo excepciones, es posible que dé cuenta de la otra mascota.

Lo recomendable, entonces, es no dejarlos nunca sin supervisión, así como realizar acercamientos graduales, seguros (la otra mascota debe estar en un lugar seguro, a menos que se coloque un ruedo cercado donde se confine al basset y el otro animalito pueda acercarse). Pero si notamos ansiedad, persecución o cualquier actitud agresiva o de caza en nuestro orejón, dejémonos de experimentos y mantengamos segura a la otra mascota.

Personas que no deberían tener un basset hound

Esta sección es un complemento de la anterior. Aunque se mencionan casi todas las combinaciones anteriores, no se hace de manera contradictoria, sino que se trata de indicar por qué en algunos casos no conviene tener un basset (o mejor dicho, no le conviene al basset vivir con nosotros).

El basset y los niños

Sarah y Triana

Sarah paseando a Triana.

Dada su baja estatura y cuerpo alargado, muchos niños se sienten tentados a montarlo como caballito y a jalarle las orejas. Al respecto, la MVZ Certificada Mónica Vallejo nos dice: “La columna canina está diseñada para cargar cierto peso, el de su cuerpo, así que se prohíbe terminantemente montarlo, ya que podemos causarle lesiones serias como protrusión de discos intervertebrales.

Se prohíbe también jalar la cola (es una extensión de su columna) o sus apéndices (orejas o genitales), no solo porque también se puede lastimarlo, sino porque el basset puede confundir esto como una conducta de agresión (de hecho lo es), y puede protestar y llegar a lastimar a quien lo está agrediendo”. Se ha señalado que el basset NO es agresivo, cierto, pero su paciencia tampoco es infinita y no es posible que admita el maltrato.

En una anécdota contada por una dueña de bassets, contó que su niño se lanzó sobre un basset dormido, cuando ella le había advertido que nunca se debe perturbar el sueño de un animal; como resultado de tal brusquedad el sorprendido basset mordió al pequeño, quien aprendió así una ruda lección.

NUNCA permitas que tus hijos maltraten a un animal, empezando por tu propio basset u otras mascotas: debes saber que la gran mayoría de las personas que cometen delitos (incluyendo el asesinato) tienen antecedentes de maltrato y crueldad contra los animales.

Algunas reglas para la sana convivencia entre niños y mascotas

Regla 1 (padres): Detrás de un niño con mascota, siempre debe haber un padre responsable y cuidadoso de ambos. Como dijeron varios de los encuestados, no olvidemos que un basset es muy bueno, pero es un perro, y por tanto posee instintos básicos: rasguñar, morder, perseguir. Un cachorro será más dado a morder jugando. Si esto llegara a ocurrir:

  1. Sepáralos, diciendo un fuerte NO a tu mascota (no emplee un grito agudo e histérico, sino una voz firme y ronca) y diciéndole con voz ronca “¡eso NO se hace!” (al hacer esto lo más seguro es que su mascota se repliegue, avergonzada)
  2. Atiende a tu hijo, NO te lances a golpes sobre tu perro: así no arreglas nada y asustas tanto al niño como al animal
  3. Mantén la calma y averigua qué es lo que pasó (si el perro jugaba y no midió sus fuerzas –esto es más común si se trata de un cachorro o animal joven-, o si tu hijo lo azuzó o lo lastimó y el perro se defendió)
  4. Platica con tu hijo sobre el asunto, por un lado para que no desarrolle una fobia hacia los animales y por otro para fomentar el respeto hacia los mismos: nunca pases por alto que la violencia que permitas del niño hacia los animales, tarde o temprano será proyectada hacia las personas, empezando por sus padres. Debemos entonces vigilar los juegos y EDUCAR a los niños respecto al cuidado y respeto que deben darle a su amigo animal (claro está, empezando por uno mismo al respetar a todos los miembros de la familia y a
    Ivan_y_Felipe

    Iván y Felipe.

    los demás).

Regla 2 (padres): Tú eres el adulto, nunca lo olvides. Eres responsable de tu familia, incluyendo por supuesto a tu mascota. El basset es un perro muy bueno, juguetón y paciente, pero no es un juguete y tampoco es una niñera.

Regla 3 (padres): No esperes que tus hijos se hagan responsables de la noche a la mañana de las necesidades de su basset ni tampoco que lo hagan por sí solos. Tus hijos deben cuidar a su mascota (lee el enlace resaltado para más información). Conmina a tus hijos para que te ayuden (labor de equipo) a alimentarlo, bañarlo, pasearlo, limpiar sus desechos, a cepillarlo y a llevarlo al veterinario.

Involúcralos en los cuidados que requiere (empezando por pequeñas y sencillas tareas) y después exhórtalos a que ellos solos lo hagan siempre bajo tu supervisión y de acuerdo con la edad del niño (no pidas a un niño de cinco años que bañe solo al perro, por favor). Haz amigable esta tarea: piensa que aparte del bienestar del animal (y tuyo también), fortalecerás el vínculo entre el niño y la mascota, además de que enseñarás a tus hijos importantes y valiosas lecciones de vida: respeto y cuidado de los animales, responsabilidad para hacer tareas específicas, colaboración entre padres e hijos, etc.
Continuará…

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Nota importante. Esta Guía es de mi autoría y fue originalmente publicada en el foro argentino de Yahoo Grupos “Basseteros sin Fronteras”, el cual ya no está vigente; posteriormente se publicó en la página de CAESPA, AC, la cual ya no existe y donde podía incluso descargarse como PDF con fines educativos. Es por ello que decidí publicarla en mi blog. No se permite su reproducción parcial ni total salvo mi consentimiento expreso, esto debido a que en diversas ocasiones han plagiado mi trabajo e incluso ha sido utilizado por criadores de traspatio. Por su atención, conocimiento y comprensión a esta nota, gracias.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: