Skip to content

Cómo cambiar una vida: historia de dos conejos

14 mayo, 2014

Como he comentado otras veces, con frecuencia recibo mensajes solicitando ayuda con sus conejos de compañía. De hecho, hace un par de semanas me escribió una chica de España pidiendo ayuda para el suyo: por una parte comenzaba a tener indicios de estasis intestinal y por otra, tenía un comportamiento destructivo, al punto de casi acosarla e impedirle continuar con sus actividades cotidianas; de hecho llevaba una semana completa de dormir pésimamente por su carácter demandante.Conejito de Atenea

Lo primero tenía que ver con una dieta inadecuada (falta de fibra y exceso de su fruta favorita), mientras que lo segundo se debía a que además de ser un conejo solo (algo que no es bueno, porque los conejos son gregarios), no estaba esterilizado. Si bien hay varias soluciones a problemas gastrointestinales en conejos, este caso fue más bien sencillo, que se resolvió al hacer modificaciones en su dieta. Pero en cuanto a la conducta de su conejo, necesitaba hacer dos cosas: castrarlo y, de ser posible, buscarle compañía.

Una historia de maltrato

Dos años antes de esta historia, ocurrió otra con un cariz bastante diferente. Un tipo criaba conejos para “entrenar” a perros de pelea, pero para “facilitarles” las cosas, les rompía las patas para que no pudieran correr. Entre ellos estaba un pequeño conejo berlier, de apenas 4 meses de edad que había sido víctima de este hombre.

Por fortuna el cruel sujeto fue reportado y una protectora local pudo rescatar ni más ni menos que a 40 conejos inocentes en condiciones realmente espantosas. Desgraciadamente era tan grave su estado que solamente sobrevivieron dos, uno de ellos el berlier, en estado sumamente lastimoso, ya que tenía las cuatro extremidades rotas, con las orejas con rasgaduras. Tardó tiempo en recuperarse y aunque salió adelante, su carácter solitario y triste lo aislaba de los demás e impedía que otras personas se interesaran en adoptarlo. Pasaron los meses y seguía ahí… quizá su destino sería vivir con sus protectores para siempre, sin conocer un hogar verdadero.

La nueva oportunidad

Atenea, la chica que me contactó por los problemas con su conejo, reflexionó sobre su situación y decidió seguir mi consejo, así que contactó de inmediato con una protectora local y fue con todo y conejo para conocer a los candidatos en adopción para conseguirle compañía, ya que no quería elegirlo ella, sino que fuera él quien decidiera quién sería su amigo y compañero de aventuras.Berlier de Atenea

Yo le había hecho algunas recomendaciones al respecto, que sería mejor que optara por adoptar a una hembra (porque su conejo ya es adulto y entre machos tiende a haber peleas) de una protectora de animales, ya que los entregan esterilizados. Sin embargo, ocurrió algo muy curioso: su conejo se acercó específicamente a otro que estaba quieto y triste en un rincón. Como si supiera el origen de su tristeza, comenzó a acicalarlo y sorprendentemente, ¡se pusieron a jugar! Aún siendo machos ambos, el personal de la protectora accedió a que se lo llevara tres días de prueba.

Ya en casa, Atenea los instaló en su habitación, dando a cada uno en una casita que había comprado anteriormente, pero se llevaron tan bien ambos que durmieron juntos en una de las casas. Por primera vez el conejo ya no se subió a su cama y estuvo muy feliz con su nuevo amigo, que era ni nada más ni nada menos que el conejo berlier rescatado del tipo que lo usó para entrenar perros, así que ahora vive felizmente con Atenea y su conejo, juega con él, no pelean en lo absoluto (cosa sumamente curiosa, porque como he dicho antes, para presentar a dos conejos se necesita de tiempo y condiciones especiales, así como de mucha paciencia), y tienen la opción de salir al jardín, cosa que nunca había hecho el berlier y que ahora salta y corre feliz.

Todo acto cuenta

Yo tengo la idea de que todos tenemos la oportunidad de ayudar y cambiar la vida de alguien más, para bien. Gracias a las redes sociales, he podido conocer a personas de diversas latitudes y con las que comparto diversos intereses, pasiones, gustos y más, pero también diferencias. Pero cuando me topo con personas que de alguna forma sé o es evidente que han tenido una vida difícil o se han enfrentado a obstáculos grandes, me llama la atención de que, pese a que son buenas personas, hay un enorme desencanto y cinismo en sus comentarios, en especial hacia otras personas. Aman a su familia o hijos, pero hay una amargura enorme (y hasta desprecio) acerca de todo aquello que pareciera ajeno a “sus amores” o a su forma de vida, vamos incluso hacia su propia especie humana. Y eso es una verdadera lástima.

Aún cuando se trate de personas dedicadas o simpatizantes del proteccionismo animal, quizá han sufrido tantas decepciones que ya están cansadas de repetir y explicar lo mismo a otros que se acercan a preguntar o pedir ayuda.

Yo sé que además de ser desgastante repetir lo mismo una y otra vez, a veces la gente no entiende, no usa el sentido común o no hace caso o quiere una solución “fácil y rápida”, que le cause el mínimo de molestias posibles.

Con todo, y aún cuando me ha tocado responder a consultas bajo situaciones por demás difíciles (como cuando trascendió Frannie, mi amada perra), ha sido realmente para bien, para ayudar a otros no solamente a resolver un problema, sino como este caso, que una chica salvó la vida de un conejito maltratado y triste y le dio una nueva y luminosa oportunidad de vida.

Quizá algunas personas que conozco se habrían fastidiado al leer su mensaje y les habría parecido obvia la respuesta (“¡pues esterilízalo!” o “¿qué no sabes que tu conejo lleva mal su dieta?”), quizá alguna no le habría contestado… y se habría perdido quizá para siempre la oportunidad de que dos almas conejunas se encontraran y fueran felices. He leído contactos míos que se ríen y burlan al leer cosas como “las casualidades no existen” o que “todo tiene un propósito” pero yo en mi ingenuidad sí lo creo y me alegra mucho que así sea: Atenea y estos dos conejitos lo saben bien.

PD. Atenea ya programó la castración de su conejo y ocurrirá en los siguientes días.

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. Teo permalink
    19 mayo, 2014 12:07

    No creo que tengas contestación

    • 19 mayo, 2014 13:25

      Efectivamente, no he obtenido contestación. Espero que sí lo haga. Saludos!

  2. Julia permalink
    14 mayo, 2014 18:26

    ¿Qué protectora era en la que adoptó?

    • 14 mayo, 2014 19:30

      Hola Julia
      Ya no me comentó, solamente sé que es en España. Si obtengo el dato, lo incluiré en el artículo.
      Saludos y gracias

      • Teo permalink
        15 mayo, 2014 02:52

        Yo también quiero saberlo ¿puedes preguntar?

      • 15 mayo, 2014 09:19

        Hola. Acabo de enviarle un mensaje, ojalá y me responda pronto. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: