Skip to content

Guía del basset (23/25): dónde no comprar un basset hound

4 junio, 2014

En el post anterior hablamos de las dos mejores opciones para adquirir un basset hound. Pero por desgracia hay otras a las que por ningún motivo, debemos recurrir para adquirir un basset (ni ninguna otra raza).

Este es un apartado fundamental, ya que sin querer podemos fomentar el que haya tantos animales sin hogar, sean de raza, criollos o cruzas. Jamás compremos perros en la calle o en establecimientos de dudosa calidad o incluso en tiendas de mascotas (las camadas suelen obtenerlas no de criaderos establecidos, sino que compran camadas completas a criadores de traspatio, sin importar la pureza o procedencia a altos costos y muchas veces sin garantías; esto es, que no es raro que vendan animales enfermos).Ayuda urgente

El criador de traspatio

Se le llama así a la persona que busca obtener un ingreso extra al criar de forma continua, informal, muchas veces sin conocimientos y de forma descontrolada a una o varias razas de perros. Son los que venden en mercados de animales o afuera de centros comerciales o incluso en plena calle.

Suelen tener a los cachorros ya sea en jaulas sucias, peceras de vidrio o en la cajuela del coche e incluso con “padres a la vista”, y no es raro ver que la hembra esté agotada, con problemas severos de desnutrición y hasta maltrato que se reflejan en su pelo y aspecto en general. Lo siguiente le costará creerlo, pero es totalmente cierto: los cachorros que no son vendidos son ahogados o sacrificados de otra forma o lanzados a la calle o puestos a reproducir al igual que sus padres.

El criador de traspatio vende cachorros incluso a la décima o hasta vigésima parte del precio que en una tienda o en un criadero, acepta rebajas y le importa un comino quién se los compra, siempre y cuando paguen. Es por ello que mucha gente regatea y compra un animal y no tiene la más mínima idea ya no digamos de las características de la raza, sino de las necesidades básicas de su perro recién adquirido. Por ello a las semanas o pocos meses el animal es arrojado a la calle a su suerte y en un reducido porcentaje se quedará en casa y será bien tratado.

No fomentemos la crueldad, abandono, sobrepoblación e incultura que da origen al animal callejero (de raza o cruza) que es maltratado y abandonado al comprar a criadores de traspatio.

Hay más aún: los cachorros que venden NO están vacunados (no van a gastar el dinero “invertido” o de la venta en ello; cuando lo afirman, mienten deliberadamente), ni siquiera destetados (no tienen defensas), tampoco desparasitados, por lo que suelen morir, de forma trágica, a los pocos días de haber sido adquiridos.

El criador aficionado

Es un poco diferente al anterior, ya que no suele reproducir a su mascota esperando una retribución monetaria. Pero las consecuencias pueden ser igual de funestas. Hablamos de la persona que quiere cruzar a su mascota “siquiera una sola vez” (a veces por falsos mitos relacionados a la salud y la reproducción), o porque “tiene ganas” (alusión a las necesidades de apareamiento) o porque quiere que tenga cachorritos “una vez, al menos” (queriendo quizá satisfacer en realidad deseos propios relativos a la maternidad), o porque “todo mundo” (léase hermanos, parientes, amigos, conocidos) “quiere un cachorrito igualito al mío” (cuando a último minuto de los supuestos seis cachorros apartados medio mundo se arrepiente por razones varias y solamente un par de personas quieren un cachorro). Raven basset en adopción

ALTO. Pensemos por favor, pero como dueños razonables y responsables: ¿qué va a ser del resto de la camada? El criador aficionado, como rara vez logra colocar a TODOS los cachorros en BUENOS hogares, suele recurrir a anuncios en medios impresos (gacetas de animales, periódicos, anuncios pegados en la puerta de la casa o del consultorio del veterinario, etc.) y no es raro que llegue a los extremos del criador de traspatio y termine por venderlos en la calle… donde los cachorros adquirirán enfermedades y no será raro que fallezcan a consecuencia de las mismas.

Estos criadores bisoños creen que la crianza es algo sencillo: sólo basta juntar a la hembra en celo con el macho (a veces con un poco de ayuda) y listo, a dejar que la naturaleza siga su curso. Casi nunca se detienen a pensar en los gastos generados por la alimentación o suplementos vitamínicos que requiera la hembra gestante o si se requiere de una costosa inseminación o si tiene ella un problema de salud que le afecte su preñez, o en los cuidados que pueda requerir su basset, el aumento de las visitas al veterinario o que requiera de urgencia una cesárea (nada raro en esta raza, lo que genera más gastos).

No tienen idea de las líneas sanguíneas ni saben si la hembra o el macho tienen problemas de salud, genéticos o hereditarios y aún así los cruzan. No saben que las cruzas deben seguir un rígido criterio de selección y que por “experimentar”, muchas veces resultan ejemplares (cachorros) que no cumplen con los estándares de la raza (de temperamento o de aspecto en general), y que van en detrimento de la misma y que les pueden complicar la vida a los cachorros por no considerar estos criterios (que sólo son algunos).

Por otra parte, muchas veces tienen la torpeza de que una vez que nacen los cachorros, todo mundo los toca o incluso los sacan a la calle. Peor aún, cuando no logran colocar a todos ellos, recurren a nefastas tiendas de mascotas (se tienen reportes de varias de ellas que tienen en pésimas condiciones a los animales, no solamente de limpieza, sino que no les ponen siquiera agua o que mezclan a los enfermos con los sanos o ni siquiera están vacunados: hay mucha gente que se ha quejado de que el cachorro se les murió, en trágica agonía y hospitalizado, de una enfermedad prevenible con la vacunación a tiempo).

A otros más se les hace fácil hacerle igual que el criador de traspatio y llevan a los cachorros (incluso a la madre) a los centros comerciales. Uno puede diferenciar a unos de otros porque en el caso del de traspatio la hembra está descuidada y los cachorros en un tapete sucio, por ejemplo, y en el caso del aficionado, que los lleva primorosamente arreglados con moños y la madre (en caso de que la lleve), está mucho mejor cuidada.

Pero en ambos casos el resultado es el mismo: raramente unos y otros se fijarán en quién les compra al cachorro (nunca pedirán datos sobre los compradores, y aunque lo hagan no verificarán su autenticidad) y no tomarán medidas básicas preventivas de salud como la vacunación. En términos burdos, ambos caen en lo mismo y en un abrumador porcentaje, en detrimento del animal.Ley de protección animal DF

Por otra parte, el criador aficionado, aún cuando tenga mucho cuidado en entregar a los cachorros a personas responsables, nunca se pone a pensar en si dichas personas querrán también reproducir a estos cachorros (o si se trata de criadores de traspatio) y en si tendrán el mismo cuidado en seleccionar buenos dueños para esta segunda generación. Por este motivo el criador aficionado, por más que jure y perjure que es “responsable”, no se da cuenta de que también es responsable directo e indirecto del destino de todas las generaciones que se deriven de una sola hembra o macho, su propio basset, y que es causante también de que haya animales abandonados, perros callejeros, perros mestizos (porque se cruzaron con alguno de los descendientes de su mascota) y todos los problemas sociales y de salud que esta situación conlleva.

También es importante indicar, en ambos casos, que al menos en México el comercio de animales en la calle está penado por la ley y que a partir de enero de 2015 entrará en vigor la nueva Ley de Protección Animal en el Distrito Federal, que entre otras cosas establece la prohibición de venta de animales en la vía pública (calles, vehículos), casas particulares, medios electrónicos e impresos, incluso en tianguis (mercados sobre ruedas), así como la obligatoriedad de tener esterilizadas a las mascotas. Por tanto, es importante que pienses muy bien antes de comprar un basset hound a cualquiera: por un lado, fomentas estas prácticas infames relacionadas con la negligencia, abandono y maltrato (de los criadores de traspatio) y por otro, niegas la oportunidad a un perro sin hogar de ser adoptado: en tus manos está la solución.

Continuará…

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Nota importante. Esta Guía es de mi autoría y fue originalmente publicada en el foro argentino de Yahoo Grupos “Basseteros sin Fronteras”, el cual ya no está vigente; posteriormente se publicó en la página de CAESPA, AC, la cual ya no existe y donde podía incluso descargarse como PDF con fines educativos. Es por ello que decidí publicarla en mi blog. No se permite su reproducción parcial ni total salvo mi consentimiento expreso, esto debido a que en diversas ocasiones han plagiado mi trabajo e incluso ha sido utilizado por criadores de traspatio. Por su atención, conocimiento y comprensión a esta nota, gracias.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: