Skip to content

El legado de otros: el animal húerfano como doliente silencioso (3a parte)

30 octubre, 2015

Si bien los animales viven sus emociones de forma quizá distinta a la nuestra, no por ello podemos decir que no sufren cuando sus amos fallecen. Son los primeros en percibir que su amo va a partir y también son los primeros que lo resienten de formas diversas: a menos que hubiera alguien más en casa del occiso que cotidianamente también se hacía cargo, lo primero que padecen es el descuido, que va desde dejar abiertas las puertas y puedan escapar y resultar lastimados (atropellamiento, ataques de otras personas o animales) y extraviarse, o que padezcan hambre o hasta maltrato por parte de los deudos.

En el caso de Puca, una perra schnauzer, su dueña enfermó y fue llevada al hospital de dondeya no salió Pucacon vida; Puca se quedó en casa de su dueña esperando regresara y se le notaba extrañada al ver a tanta gente y no a su ama, comenzó a entristecerse y con la pata rascaba su cuarto. Para colmo, aún cuando esta tenía hijos, nietos, yernos y nueras, quienes sabían lo mucho que quería a su perrita, hicieron de cuenta que no existía y la ignoraron, al punto tal que no la alimentaban, se convirtió en un estorbo y decidieron enviarla al antirrábico.

Por fortuna Lorena, una de las sobrinas, decidió junto con su esposo hacerse cargo de Puca y aunque al momento de participar en esta encuesta me comentaba que aún está extrañada y añora a su dueña, es una perrita muy agradecida y buena que no se aparta de ella ni un instante.

Muchas veces estos animales ya son mayores, están muy acostumbrados a vivir en su hogar de toda la vida, a seguir rutinas determinadas (pautadas por su dueño ahora ausente). Como señala Paulina, “(hay que) respetar al animal y pensar que él también está sufriendo por la muerte de su amo”. Susana por su parte, comenta: “Piensa que la persona que ha fallecido y que amaba a sus animales te estará sumamente agradecida por no dejar a parte de su familia en desamparo”. Y reflexiona: “Algún día todos vamos a necesitar cuidados, por lo que no podemos negarlos a ningún ser vivo, incluso a las plantas”.

Situaciones que dificultan hacerse cargo de un animal huérfano

Cuando no se adaptan a vivir en otro sitio. Con todo, no hay desesperanza; la etóloga y entrenadora Penélope Hoyo comentaba sobre Frida, la yorky: “Esta pequeña, con 10 años de edad, lo perdió todo. Su familia, su grupo social, su entorno…Todo su mundo conocido cambió de la noche a la mañana…Pero, ¿sabes qué? Se adaptó (a mi jauría) y está feliz.”. Penélope era especialista en comportamiento y vinculación de jaurías, por ello, no hay que darse por vencidos y debemos pedir la ayuda de un especialista en la materia que nos ayude en esta vinculación.

Cuando están deprimidos (y se están dejando morir). Así como hay animales que se adaptan a una nueva familia, también están aquellos que se deprimen. Algo que puede ayudar mucho es, cuando sea posible, que permanezca en su hogar de origen o si lo llevamos al nuestro, llevarnos sus enseres y pertenencias e incluso alguna prenda de su dueño fallecido y colocarla en su cama (si tenemos niños, explicarles y también pedirles que no la retiren: el animal podría actuar en defensa de la simbólica prenda y molestarse).

Es bien importante el conservar lo más que podamos sus costumbres (el tipo de alimento que comía, horarios de alimento, de ir al baño, etc.), y si se trata de un perro, sacarlo a pasear a diario o jugar con él para estimular su olfato, su curiosidad y sus ganas de vivir; en el caso de los gatos, hay juguetes que siempre estimulan a un minino y también aditamentos de varios niveles y rascadores especiales para divertirse y ejercitarse.

Cuando está prohibido tener animales en el condominio. Este es un punto muy delicado por el cual infinidad de animales se quedan sin hogar. Averigüemos con la asamblea de vecinos el por qué de tal reglamento; quizá podamos llegar a un arreglo con ellos (no dejando vagar por su cuenta a la mascota dentro del fraccionamiento, levantar sus desechos al sacarla a pasear; si alguien se queda en casa es más fácil el controlar los ladridos y lamentos indeseables) e incluso y si nos lo permiten nuestras posibilidades, recurrir a los servicios de “guardería canina” : durante nuestro horario de trabajo se encargan de nuestra mascota y regresa a nuestro hogar al final del día.

Cuando tenemos alguna incapacidad física. Este sería quizá el único caso en que no se aconsejaría hacerse cargo, a menos que vivamos con alguien más que de corazón acepte realizar las tareas más pesadas (pasear o bañar al animal), aunque también podemos recurrir a los servicios de un entrenador o de una guardería (ver nota anterior).

Cuando nuestras mascotas originales son muy territoriales (o la nueva lo es). Nuevamente, se aconseja el recurrir a un etólogo o entrenador canino (la recomendación es que en caso de entrenamiento, uno como dueño debe estar presente, esto para saber cómo tratan a nuestra mascota como para uno mismo saber entrenarla). Es también útil el tenerlas, sólo al inicio, en ambientes separados; si no tenemos mucho espacio, se puede utilizar por breve tiempo el cuarto de baño (recoger cesto de basura y todo aquello que la mascota pudiera morder estropear o comer, sobre todo si se tratan de sustancias peligrosas como limpiadores y medicamentos).

¿Cómo manejo mi duelo y al mismo tiempo cuido un animal que no era mío?

Cuando estaba escribiendo este artículo leí un mensaje de un foro animalista que llamó mi atención: se trataba de una persona que en tono amable, pero con un sello contundente de tristeza, comentaba que se le había complicado el hacerse cargo del perro que había sido de su hermano, no sólo por algunos problemas de adaptación que mencionaba, sino que se le había hecho muy difícil el asimilar la muerte de su ser querido y a la vez continuar con su vida y hacerse cargo de esta mascota y que por ello la daba en adopción. Mencionaba además los problemas que le había generado con su pareja y que prefería que el animalito estuviera con otra familia para que tampoco padeciera.

Debo mencionar que aunque no he pasado por un trance así, tarde o temprano es probable que pase por una situación Día de Muertossemejante, más porque dos de mis hermanos tienen mascotas. Si bien “el tiempo todo lo cura”, un gran error en el que incurrimos es en no buscar ayuda profesional, tanto psicológica como familiar y etológica. Yendo por partes, siempre nos hará bien acudir con un terapeuta (que trate casos de duelo) o con un tanatólogo (especialista que ayuda a la transición tanto del enfermo como de sus seres queridos a una muerte digna y que también ayuda a los deudos a curar y superar este difícil trance). Para mayores informes consulta la liga http://tanatologia.org/seit/gruposapoyo-mexico.html, donde viene un listado de grupos de apoyo sobre duelo en México y también está la página de la Instituto Mexicano de Tanatología http://www.tanatologia.org.mx. Asimismo, hay también muchos libros sobre el tema .

Nunca es bueno quedarnos solos, menos con un dolor así; mientras acudimos con un terapeuta o tanatólogo, podemos a la vez ver a ese animal huérfano como una especie de terapia ocupacional; quizá en lo que hacemos los arreglos necesarios en nuestra casa para traérnoslo, pueda quedarse en su hogar original e ir nosotros a alimentarlo. En dado caso, podemos llevarlo a una pensión en alguna veterinaria pero debo recalcar que sólo por unos días: infinidad de animales son ahí abandonados y con contadas excepciones, (debemos comprender que una clínica veterinaria da sustento al veterinario y no es una casa de caridad), el médico terminará por sacrificarlo.

Finalmente, tengamos una charla con nuestra pareja o familia y abramos nuestro corazón, digamos cómo nos sentimos y por qué es importante para nosotros el brindarle hogar a este animal desamparado y si podemos esperar ayuda o al menos comprensión por parte de ellos: muchas veces los desacuerdos y falta de empatía vienen porque no comunicamos nuestros pensamientos y sentimientos con claridad. Y nos servirá también para desahogarnos.

Continuará…

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: