Skip to content

Frodo y yo (mi vida con mi primer basset)

31 octubre, 2016

Un poco sobre Frodo

A Frodo lo adoptamos el 8 de diciembre de 2002. Tenía alrededor de dos años de edad. Su familia original vivía en pleno Centro Histórico de la CDMX. Desde hacía tiempo quería yo adoptar un perro. En ese entonces desconocía yo que existían perros de raza en adopción, así que en vez de comprar, decidimos adoptar un basset. A diferencia de mis otros perros, Frodo no fue un perro maltratado ni abandonado. Era, como lo he dicho a veces en broma, “un niño de casa”.don-frodo

Contacté con un grupo de protectores (con quienes posteriormente fundé Caespa, AC), y les pregunté si sabían de un basset en adopción. Recuerdo bien sus palabras: “por fortuna, ninguno por ahora”. Me causaron bastante extrañeza porque se suponía debían decir lo contrario. Pero cuando me adentré más en el proteccionismo animal, entendí el por qué: si un perro está en adopción significa que nació en la calle, que fue maltratado, abandonado o descuidado.

Mientras esperaba, me suscribí al foro que tenía ese grupo de personas (en el ya extinto Yahoo Grupos, previo a Facebook) y me sorprendí al darme cuenta de lo enorme de la problemática animal. Tomé conciencia de que no debía buscar un perro de raza, sino que debía adoptar cualquier otro sin hogar. Puse un plazo y dije que sin en los días siguientes no había ningún basset adoptable, buscaríamos cualquier otro perrito.

Estaba por terminar noviembre cuando recibí la ansiada llamada: había un basset en adopción. Me dieron el número del celular de la persona que lo tenía, la contacté y charlamos un rato. Una señora sencilla, afable y un poco preocupada: me contó que nunca hubiera pensado en dar en adopción, a Freddy (ese era el nombre original de Frodo), pero no podía mantenerlo más, ya que tenía más perritos en su casa. Platicamos un rato más y me dio su dirección. Acordamos en ir el fin de semana y le avisé a Raúl, quien se mostraba un poco desconfiado: no sabíamos nada de esa persona y no conocíamos el lugar.

Vamos, ni siquiera tenía una foto y justo en ese momento caí en la cuenta de que quizá ni siquiera fuera un basset. Pero de inmediato deseché ese pensamiento: me dije que así tuviera tres ojos y cinco patas, me lo llevaría a casa.

Encuentro con Frodo

Esa mañana de diciembre de 2002 fuimos a la dirección que nos dieron. Tocamos un rato en el portón negro y nada pasó. Intenté llamar a la señora y no contestaba. Ya había pasado un buen rato y estábamos a punto de regresar, cuando un hombre llegó al portón y nos permitió pasar. Era una pequeña vecindad, esto es, un conjunto de pequeñas casas con una misma entrada.frodo-pensativo

Jamás nos habría escuchado la señora (cuyo nombre tenía anotado y perdí el papel) porque vivía al fondo de la vecindad. La vivienda era sencilla, y sin embargo contaba con un pequeño patio. Tocamos y ella salió, amable pero con una mirada triste, la mirada de quien espera que alguien llegue, pero a la vez no quiere que llegue nunca. Nos saludó y nos dijo que estaba por sacar a los perros. Uno a uno fueron saliendo, hasta donde recuerdo, cinco perros. El último era un hermoso basset hound tricolor.

Nos dedicó una mirada distraída y orinó. Aunque ya era adulto, orinaba como cachorro, de pie y con la cola bien erguida, en una pose majestuosa. Y nunca dejó de hacerlo de esa manera. La señora lo llamó y se acercó. Comenzó a hacernos muchas recomendaciones sobre él: debíamos secarle bien las orejas después del baño, porque había padecido una otitis. Entró a la casa y nos trajo su medicamento y sus gotas para los oídos. Traía también su cartilla de vacunación y ahí indicaba su edad. Nos dijo que tenía un año, pero con el tiempo y la experiencia de tener otros bassets, calculo que Frodo tenía cerca de dos años.

Era, desde el primer momento, un perro sumamente afable y afectuoso. Nos dijo que cuidaba mucho de una de las perritas más jóvenes que tenía ahí, cruza de cócker. A ella y a la madre también pensaba darlas en adopción. Nunca nos pasó por la cabeza tener más de un perro en ese momento, así que no le preguntamos por ellas. Nos trajo su collar y su correa. Él se alegró porque sabía que significaba un paseo. Nos dijo que su hijo lo sacaba de paseo y era muy tranquilo.

Ya estábamos por despedirnos después de escuchar las últimas recomendaciones, cuando de repente salió una muchachita de la casa, llorando y abrazando al basset. Me sentí un poco mal, y más porque nos explicó la señora que lo querían mucho, pero tenían más perros y no podían brindarles a todos la calidad de vida que necesitaban. Además, este basset comía más que los otros y era más demandante… que lo habían intentado vender en un primer intento, pero como ya estaba crecido, no lo quisieron.

Terminamos por despedirnos y por agradecerle mucho sus atenciones y recomendaciones. Salimos con nuestro basset al estacionamiento donde dejamos el coche, al lado, y nos topamos con el problema de que no quería subirse. ¡Nunca había viajado en coche! Ya que lo hizo y mientras nos alejábamos, vimos una escena que jamás olvidaremos: nuestro perro iba mirando hacia atrás, recargado del asiento trasero, mientras las dos mujeres se abrazaban y lloraban. Me sentí terriblemente mal, como si lo estuviéramos secuestrando.

Y así, nos dirigimos a nuestra casa, y Frodo, que así había decidido llamarlo, nunca más regresó a esa ciudad.

Continuará…

Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Raúl permalink
    31 octubre, 2016 12:19

    Ya no teniamos ni chance de decir No gracias, fuese quien fuese el condenado Fredy, habiamos decidido llevarlo a formar parte de la familia, jajajaja.

    • 31 octubre, 2016 13:11

      Así es, querido, como bien sabes era más fácil que te dejara a ti que a él. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: