Skip to content

La trascendencia de los perros: ¿a dónde van los perros como Frannie?

29 marzo, 2012

Estos días les conté sobre la vida de Frannie antes de adoptarla (una perra que por su raza fue convertida en una “fábrica de cachorros”, sufriendo varios tipos de maltrato), así como la manera en que contacté a Daniela Camino, de Interespecies y la comunicación entre Daniela y Frannie, para tomar la decisión correcta sobre su inminente partida. Narré también cómo fueron los últimos días de Fran a nuestro lado, hasta llegar al día 24 de este mes, que era el día en que finalmente nos dejaría.

Antes de partir

Fran y Mayra, enero 2011

Esa mañana, Frannie lucía muy bien, después de algunos años que no dormía en nuestro cuarto (sobre todo porque ya no podía subir las escaleras que llevan a este), a eso de las siete ladró un poco. La cambié y al ver su mirada, supe que tenía hambre. Mi veterinario había dicho que ya no se le diera alimento, pero como llegaría hasta dentro de un par de horas más, bajé a prepararle algo que sabía le gustaría mucho: tortilla frita con huevo y queso. Coloqué la comida por última vez en su plato, sumamente consciente de esto, pero ella lo comió muy contenta, casi arrebatándome de un mordisco el bocado final, algo que me hizo reír.

Bebió un poco de agua y me alegró mucho notar por primera vez en muchos días, que no se dilataba su estómago. Raúl y Alex la saludaron, acariciaron y abrazaron. Le comenté a Raúl que una noche antes de que él llegara, salí a regar el pequeño jardín, y acerqué a Fran a la puerta, para que pudiera oler la tierra mojada (siempre le gustó lamer las gotas de agua que caían en el piso, al borde de la puerta) y en un arrebato, decidí cargarla y colocarla con mucho cuidado, de pie, en el pasto. Sostuve sus patas traseras para que no resbalara y su semblante cambió: dio unos pasos vacilantes e inseguros, pero sus ojos brillaron al verse de nuevo ahí, exploró un poco e hizo sus necesidades, avanzó un poco más y la sostuve, dejándola algunos minutos. Después la regresé a casa y la vi satisfecha de haber caminado otra vez en el pasto mojado y olisqueado la tierra y las plantas.

A eso de las nueve de la mañana llegaron mi hermana Liz y mi sobrina; subieron a despedirse de Fran y mi hermana, que siempre ha amado a los perros, se hincó a su lado y le habló con mucha ternura, hasta que se le escaparon las lágrimas. Mi sobrina Liz la tomó del hombro para ayudarla a serenarse. Estuvieron un rato con mi pequeña hija y en eso, recibí la llamada de mi veterinario: ya estaba afuera de la casa.

La despedida

Cuando ellas se marcharon (decidí que Alex no lo presenciara), cerré la puerta y subí hacia mi cuarto seguida de nuestro veterinario de muchos años, con gran pesar. Cerramos una puertita divisoria (por ahí observaban nuestros otros perros) y Frannie aguardaba con el semblante libre de miedo, dudas o dolor, algo que admiré mucho. En lo que abría su maletín, entré al baño contiguo y encendí una vela.

Me acuclillé a su lado tomando su cara con ambas manos, le sonreí y tal como prometí, no lloré. Charlamos de cosas intrascendentes con nuestro veterinario amigo y noté que Raúl lo hacía para darse más valor. El pinchazo fue rápido e indoloro, Fran ni siquiera se movió: sus ojos castaños miraban confiados los míos. Raúl sentado en la cama tocándola con el pie y yo en el suelo acariciando su cabeza.

– Bonita, dijo Daniela, ¿quieres que esto (la eutanasia) ocurra en una fecha especial? ¿Quieres que ocurra de alguna manera?

– Quiero que Mayra esté conmigo, que me acompañe para que la sienta mientras me voy (y que ella bajará mucha luz y bendiciones para ti mientras ella se va yendo). Dile que puede ser en una fecha próxima, cuando todo esté bien entre todos para hacerlo. Que esté presente Raúl. Quisiera que todos estemos tranquilos y que se haga en silencio… y confío en que todo lo demás estará muy bien. Quiero descansar, estoy muy cansada, estoy enferma… Sé que salir de mi cuerpo va a ser hermoso y que todos estaremos bien, porque todos sabemos que es mi momento de partir… Y que mi corazón (grande) le pertenece.

(Comunicación entre Frannie y Daniela Camino).

Vi cómo lentamente sus ojos dejaban de hacer contacto y entraba en una especie de sopor dulce; en ese momento el doctor la revisó y dijo que ya estaba lista (solo fue necesaria una dosis baja del tranquilizante). Lo ayudé a acostarla de lado, buscando su patita sana y aunque tardó unos instantes en encontrar la vena adecuada, la localizó e inyectó un líquido rosado. Yo le hablaba en silencio y en voz baja, le decía que todo estaba bien, que todo el tiempo estaría con ella y que todo estaba ocurriendo como había pedido.

De izquierda a derecha, comenzando de arriba: Frida, Frodo, Touloux, Phoebe y Frannie (enero 2012)

No pasaron más de dos o tres minutos cuando él la auscultó y nos dijo que ya todo había terminado. Me pareció demasiado fácil, así que la palpé y observé con cuidado su vientre, que desde hacía tiempo subía y bajaba con dificultad. Efectivamente, ya no se movía y con todo, irradiaba la paz de un perro que duerme profundamente y sueña con esas pequeñas cosas que lo hacen feliz. Le di las gracias y nos abrazamos un momento. Raúl salió con él para acompañarlo a la salida. Los demás perros habían estado algo inquietos previo al procedimiento y no había notado en qué momento se quedaron callados, hasta que justo cuando ellos se fueron, ocurrió algo que me dejó impactada: comenzaron a aullar al unísono, no de la manera en que aúllan cuando salgo de casa, sino de una manera más penetrante, más vívida, yo diría que dolorosa.

Eso hizo que soltara mi llanto por unos minutos, mientras la abrazaba y así como me dijo mi amiga Lety, oliera su pelaje, porque los olores eran algo que uno siempre extraña. Era increíble verla ahí, sabiendo que ya no estaba ahí. Toda la casa era un lamento profundo que lo envolvía todo, hasta que Raúl rompió el momento al entrar a la casa. Vi sus ojos llorosos y nos quedamos al lado de nuestra querida perra, velándola. Acomodé su cabeza en una pequeña almohada, toqué todo el contorno de su cuerpo, como si lo dibujara, y pese a la tristeza, sentí mucha paz.

Poco después dejé entrar al resto de la jauría, porque desde hacía mucho yo sabía cómo proceder en estos casos: es muy importante que los otros animales se despidan, así como lo he descrito en otros artículos míos. Touli, quien antaño había sido muy intolerante con Fran, fue quien la olfateó más y después se apartó, pero no muy lejos, echada y pensativa. Frida se acercó, la olió y movió su cola con aceptación, quedándose cerca. Phoebe la olió y la rodeó, y fue quien se quedó echada a su lado, algo que me sorprendió mucho porque nunca la consideré allegada a Fran. Frodo, en cambio, fue quien menos la olió, de hecho se dio la vuelta casi de inmediato y se echó a correr por la escalera, hacia la terraza… cuando regresó la olfateó de nuevo y se quedó echado muy cerca, casi tocando la nariz de Fran con la suya, así que me di cuenta de lo mucho que le había dolido su partida, porque habían sido muy buenos amigos y al marcharse corriendo momentos antes, mostraba lo mucho que le afectaba todo.

Había citado a los del crematorio a mediodía y llegaron muy puntuales. Así como he hecho con otros animalitos de mi familia, la cobijé con algo que llevara su olor y el nuestro, así que la envolvimos en su toalla rosada y la cargamos entre los dos. Antes de bajar, le dije a Raúl que esperara, y le di un beso en su frente; nuestros perros nos miraron solemnemente, casi sin moverse. Los chicos del crematorio fueron muy considerados y se la llevaron.

Además de que Frannie pidió un escrito que narrara nuestra vida juntas, pidió ser incinerada porque era “lo mejor para todos, más limpio, más compacto”. Quiso también que colocáramos en alto sus cenizas, una foto suya, con flores y velas en una especie de altar para que así pudiéramos “recordarla mejor”.

(De la comunicación entre Frannie y Daniela Camino).

El inicio de una nueva etapa

Dos días después que llegaron sus restos, Alex pidió verlos y con esa infinita capacidad de asombro que tienen los niños, me dijo que las cenizas tenían “muchos colores” así como muchos colores había tenido Cachorra, que era como cariñosamente llamaba a Fran. Lo más difícil al inicio fue acostumbrarme a su ausencia, al mero hecho de no encontrarla en su lugar de siempre, a servir cuatro platos en lugar de cinco, al regresar de la calle y ver que faltaba un can…

Alex y “Cachorra” (Frannie), a finales de 2011

Contrario al dolor y nostalgia de esa carta que le escribí a Frannie, estos días la tristeza se ha ido desvaneciendo. Sé que mucho tuvieron que ver varias cosas: desde la sanación energética de Daniela, pasando por el haber sabido lo que quería y necesitaba Frannita, hasta las múltiples y hermosas muestras de apoyo y cariño de tantos amigos y maravillosos desconocidos, por no hablar del enorme amor de Raúl, Alex y mi hermosa familia, así como el continuo amor perruno que todo este tiempo me han brindado mis canes. Y por supuesto, todas esas bendiciones que mencionó Frannie a Daniela, que efectivamente se han estado haciendo realidad.

Frannie ya no está físicamente. Le hemos dicho a Alex que si bien su cuerpo ahora es ceniza, su alma vive en una estrella, y no es un simple deseo infantil, sino que las estrellas simbolizan luz y esperanza y algo que está más allá de nuestra comprensión. Como explica Daniela en su página de Interespecies en la sección “¿A dónde van los animales cuando mueren?”, los animales pueden formar parte de otra energía (ahí es cuando yo creo que forman parte de un Todo, llámese energía universal, Dios, Luz) o permanecen en una especie de cuerpo astral o necesitan “sanar” cosas que aquí vivieron (que no creo que sea el caso de Frannie, con todo lo que sufrió antes, yo creo que lo fue sanando con el paso del tiempo con nosotros, como así lo comentó a Daniela) o incluso, y esta es mi parte favorita, regresan de nuevo a este plano, a su misma especie o a otra diferente. ¿Quién sabe, entonces, si nos encontremos de nuevo aquí mismo y más adelante?

Como sea, sé que Frannie está bien (no me pregunten cómo lo sé, simplemente lo sé). Mientras la inyectaba nuestro veterinario, comentó algo así como “ya está en un mejor lugar… por favor, ¿quién puede creer esto?”. Yo lo creo. No tengo pruebas de ello, mas que la paz que siento ahora, el cariño que nos dejó y una inexplicable fe en ello, difícil de describir.

El aprendizaje de la trascendencia

Quiero entonces con este larguísimo escrito de varias entregas, compartirles lo que aprendí de todo esto:

  • Los perros de raza también sufren, no hay garantía de que al pagar mucho dinero por ellos, tengan un buen destino.
  • No compres un perro, ¡hay miles de ellos sin hogar, adopta uno!
  • Algo bien importante: adopta un animal adulto, no importa si es “viejo”; te sorprenderá todo el amor y cosas buenas que puede darte, así como Frannie nos dio tanto a nosotros. Y si dudas que viva poco, te diré que con Fran no fue así, y en caso contrario de todas formas ambos serán afortunados, el animal por haber tenido dónde vivir en su última etapa, y tú por saber valorar su vida y su ser, más allá de la edad.
  • Si tienes dudas sobre la eutanasia, platícalo con tu médico veterinario, incluso pide una segunda opinión. Platica también con tu amigo animal. Algo que en lo personal recomiendo mucho, es contactar a personas como Daniela Camino, que no son un sustituto de una opinión médica, sino que son seres especiales que al saber comunicarse a un nivel más profundo con los animales, ayudan a traer luz, paz, tranquilidad, aceptación y saber qué necesita tu amigo animal en esta última etapa. El contactarla me ayudó enormemente, a un nivel profundo, de verdad.
  • Acompaña a tu amigo animal, cuídalo, respétalo (estoy por escribir un artículo sobre cuidados básicos para animales enfermos o animales en etapa terminal), haz lo posible porque esté cómodo. Nunca lo desprecies, maltrates ni mucho menos, abandones.
  • Si tienes niños pequeños, explícales sobre la muerte: los niños son más inteligentes y sensibles de lo que crees, y es una buena oportunidad para tocar este tema sin miedos infundados. Sí, es doloroso (que es menos si se saben acompañados, comprendidos y sus padres están cerca), pero no hay que apartarlos de este proceso. Algo similar realiza con tus otras mascotas, si es que las tienes.
  • Respeta y enseña a los demás miembros de tu familia a respetar a tu perro (gato, pez, conejo, pollo, etc.) en etapa terminal, incluyendo su cuerpo sin vida. La cremación es una opción muy buena, a menos que decidas enterrarlo en tu jardín (si es así, realiza una pequeña ceremonia, no necesariamente religiosa: recuerda que era un miembro más de la familia).

¿Los perros trascienden? Claro que sí. ¿A dónde van los perros como Frannie? A un lugar lleno de luz, y si crees que mi perra fue excepcional, solo tienes que mirar a tu alrededor y abrazar a tu amigo animal, otro ser excepcional. Y si no tienes uno, no debes perderte de la oportunidad de vivir una vida tan maravillosa como la que tuvimos al lado de Fran. Pero todo es cuestión de que te permitas adoptar a un animal que quizá ha sufrido mucho, y cambiarlo todo.

Y un día, tú también me contarás una historia tanto o más maravillosa que esta que hoy te he contado…

© Mayra Cabrera, Derechos Reservados

Anuncios
40 comentarios leave one →
  1. Miguel Angel Ruiz permalink
    10 noviembre, 2016 22:28

    Hola. Que sentimiento tan profundo producen las mascotas. Snoopy vivio ocho años en nuestra casa y fallecio en ella. Hay una energia donde El dejo de respirar. No creo que El este donde lo enterramos en ese sitio donde lo cubrio la arena. Pero es bonito pensar que es una estrella.!! Estoy deacuerdo que su cuerpo esta enterrado pero su energia esta en alguna parte!! Porque cuando llego a nuestra casa nos contagio de nobleza.

    • 10 noviembre, 2016 22:32

      Hola Miguel
      Muchas gracias por compartir tus palabras. Me gustó mucho sobre todo cuando dices que “hay una energía donde él dejó de respirar”, qué frase tan bella. Yo no dudo ni un segundo que está en una estrella, y que ahí estará velando por su familia hasta que nuevamente estén juntos de nuevo. Y sí, siempre nos dejan muchas, muchas cosas bellas y positivas. Un abrazo grande… y cariños a Snoopy, desde esa estrella donde ahora está.

  2. angir cat permalink
    1 noviembre, 2016 21:03

    Hola mi perro acaba de morir y me siento triste y sola. .la casa ya no es la misma sin el… siento rabia y odio porque muchas personas se burlaron de el y le desearon la muerte… ¿Qué hago? ¿A dónde fue su alma? Escribeme al correo por favor y explicame.

    • 1 noviembre, 2016 21:28

      Hola

      Lamento mucho de verdad por lo que estás pasando. Lo entiendo perfectamente, porque además de Frannie, meses después perdí a Frida (también escribí sobre ella), dos años después a Touli, y en mayo de este año, a Phoebe. De hecho, hace tres semanas que perdí a Frodo y él me ha dolido de una manera más profunda, porque fue mi primer perro: todos mis canes que aparecen en la foto grupal, ya han trascendido.
      Estaba por escribir estos días precisamente un artículo sobre el duelo, sobre todo porque de nueva cuenta lo estoy experimentando. Debo decirte que si bien es terrible lo que cuentas (la falta de tacto y empatía de otras personas), sus comentarios no importan: no puedes basar tus sentimientos ni mucho menos la valía de tu perrito en lo que otros sientan.
      Aquí lo importante es lo que tú sientes por él y va a ser desgastante que te detengas a pensar en los sentimientos (o falta de sentimientos) de otros. No sé porque piensen así ellos, pero repito: no es importante.
      No estás sola: habemos muchas personas que hemos amado profundamente a nuestros animales y hemos creado lazos profundos con ellos. Quédate con eso, eso es lo importante. Es normal que sientas enojo, frustración, dolor… son parte de las etapas del duelo. Sé que lo más doloroso en realidad es la ausencia. Saber que ya no está. Pero no está físicamente, eso es la parte central de todo. Los animales son seres puros y todos tenemos un alma. Esto ya depende de tus creencias y filosofía. No tengo manera de probarlo con métodos tangibles, pero sé que así es.
      Sé que somos más que esta materia de carne y hueso y una parte importante de nosotros trasciende. Nos elevamos a otro plano espiritual y ahí permanecemos. Confía en que así es, pero tampoco te desgastes pidiendo una prueba: tienes que sentirlo profundamente, dentro de ti.
      Antes de dormir, habla con tu perrito, dile lo que sientes y lo que piensas, pero ve más allá de las emociones (ira, rabia, tristeza, frustración), yo sé que él te va a enviar un mensaje y por la mañana te sentirás mucho mejor.
      Pero date tiempo: el dolor es grande, pero termina por sanar, si lo permites. El dejar de sentir dolor no significa que dejes de sentir amor o que lo olvides. Todos somos seres de luz y estoy segura que él te ilumina con la suya. Deséale lo mejor y dile cosas positivas para que trascienda en paz.
      Un abrazo grande.

  3. 22 julio, 2016 10:32

    Mi perrita Loba de 3 murió hace 2 días atrás, ya que se vio envuelta en una pelea con otros perros. Mi esposo y yo estamos muy tristes ya que ella era nuestra bebe y el saber que tuvo ese final nos atormenta mucho.

    Yo se que yo encontrare mi paz en el camino, pero estamos destrozados y con mucha culpa ya que no paramos de pensar que pasaría si hubiésemos estado ahí cuando paso todo? probablemente Loba estaría con nosotros aun. Habra intentado acudir a nosotros? Habra pensado en nosotros? La encontramos muerta cuando veníamos de vuelta de nuestro trabajo. Ha sido todo muy feo y cruento.

    A pesar de la tristeza y nostalgia que nos invaden, estamos ams intranquilos por nuestra Loba. Ella era tan ‘niña’: juguetona y amistosa con todos… no puedo creer que su final haya sido tan violento. Estará en paz su alma? Habra trascendido a pesar de ese final violento? Quiero soltarla en paz, pero ese momento en que todo se desencadeno y no estuvimos ahi para ayudarle siempre significara un pedazo de mi corazón que se perdió y se fue con ella. Siento que alguien me arranco un pedazo de alma y la pisoteo en el suelo.

    Que pasa con los perros cuando tienen estos finales? Trascienden? Están tristes en algún plano? Ah dios, ojala encontremos paz. Leer esto me ayuda de cierta forma. Pero quiero saber si le puedo dar paz a mi Loba donde quiera que este.

    Gracias

    • 22 julio, 2016 10:36

      Karla, no dudes en que sí trascienden: los seres humanos nos fiamos mucho de lo que vemos y tocamos, así como del raciocinio, pero esto también nos puede impedir ver más allá de este plano. Te dejé un mensaje en tu otro comentario, por favor léelo. Un abrazo grande.

  4. Karla permalink
    22 julio, 2016 10:20

    Hace dos días, el Miércoles 19 de Julio mi perrita de 3 años Loba murió abruptamente ya que se enfrasco en una pelea cuando mi marido y yo no estábamos en casa para poder ayudarla ya que estábamos en el trabajo.

    Estos dos días posteriores han sido horrendos…Ella era nuestro bebe, y el saber que quizás de haber estado ahí la podríamos haber ayudado esto nunca hubiese pasado. Ella era tan ‘niña’ por decirlo de alguna forma, tan amistosa y tan contenta que el saber que tuvo un final tan horrendo me lastima mucho a mi y a mi esposo. No podemos parar de pensar en ella, en que tan asustada pudo haber estado, si trato de de recurrir a nosotros… no se.

    Me consume la culpa y la nostalgia de saber que no la volveré a ver mas y que se fue en tan malas circunstancias. Que puedo hacer? Yo se que mi paz la encontrare en el camino, pero quiero también brindarle paz a Loba donde quiera que este. Me preocupa que por el final abrupto y violento que tuvo no este en calma y en trascendencia. Apreciaría mucho tu opinion, estamos bastante desconsolados.

    • 22 julio, 2016 10:33

      Hola Karla

      De verdad lamento mucho todo esto que ocurrió. Es muy triste y desolador lo que cuentas. Hay cosas que ocurren sin que podamos tener control de ellas. Sé que es muy duro ahora, pero después de que vayas pasando las etapas del duelo (negación, ira, negociación, tristeza, aceptación), necesitan encontrar el perdón, porque puede ocurrir que incluso se culpen mutuamente.
      Es muy difícil aceptar una muerte abrupta y violenta, y si te sientes muy mal después de unos días, te aconsejaría pidas ayuda a un tanatólogo: un buen tanatólogo no hace distinciones de la especie del miembro de la familia que ha partido, y mucho les va a ayudar.
      Con respecto a tu pequeña Loba, puedes hacer una pequeña ceremonia en casa, frente a su urna (supongo que fue cremada), encendiendo una vela y concentrándote en enviarle luz y paz, porque los animales no se complican: cuando su vida aquí termina, siguen su camino espiritual, ya sea para quedarse un tiempo en ese plano astral o para regresar. Pero lo que puede ocurrir es que si nota un gran sufrimiento en ustedes, no pueda seguir su camino, sino que de alguna manera permanezca, pero su impotencia será grande porque no podrá hacer nada por consolarlos.
      Por eso la vela, envíale todos tus buenos deseos, pídele perdón si lo consideras necesario, pero hazlo de forma que salga todo lo que traes dentro. Dale gracias por todas las cosas positivas que trajo a tu vida y dile que puede partir.
      Por otra parte, si lo consideras necesario, entra a la página de Interespecies que cito en este artículo (está dividido en tres partes, no sé si leíste todas): ahí cuentan con personas que se comunican con los animales y podrías enviar todas tus inquietudes, buenos deseos y paz, y a la vez podría Loba comunicarse contigo. Esa opción la hice con Frannie y al menos a mí, me funcionó muy bien.
      Les envío un abrazo muy grande, mucha paz y consuelo.

      • 22 julio, 2016 11:04

        Gracias, lo he leido y me ha ayudado mucho. De verdad, gracias.

  5. Sandra gonzales permalink
    6 marzo, 2016 08:49

    Hola ya siento lo de vuestras mascotas el mio se fue hace una semana.y nos sentimos muy tristes mi marido y yo.ya q fue un perro que adoptamos hacia 7 meses.era adorable.hermoso fue lo mas lindo q teníamos eramos súper felices con el.era el rey de la casa no se q tenia pero era un perrito muy especial lo amábamos.y una mañana lo saco mi marido y lo soltó para q pudiera correr en el parque y se nos fue detrás de un amiguito de el y venia un coche y medio le toco la cabesita pero fue lo suficiente para dejarlo en shock al llevarlo al veterinario intentaron reanimarlo pero no hubo manera.senos fue .ni siquiera lucho x su vida se fue sin despedirse de mi yo me siento muy triste y mi marido también.intento no llorarlo x q yo pienso q el no me quería ver asi .y quiero q vaya con diosito .y aunque se q estuvo con nosotros polo tiempo le agradesco x tanto amor q nos dio y no le digo adiós si no hasta luego x q estoy segura q mas tarde o mas temprano nos volveremos haber.no se so ise bien o mal pero lo isimos insignerar.se quedaron tantas cosas x compartir con el me gustaría saber si donde esta .esta bien x q se nos fue así? Me gustaría contactar con daniela si alguien me puede ayudar gracias

    • 7 marzo, 2016 10:30

      Hola Sandra

      Lamento mucho lo ocurrido con tu perrito, lamento que lo hayan soltado de la correa, precisamente es algo que no debe hacerse.
      No hay diferencia si decides incinerar o no a tus animales, lo importante es que les des un final digno y creo que lo hicieron. Una manera de honrarlo es que una vez que superen el duelo adopten a otro perro, pero esta vez tengan mucho cuidado y aprendan de la experiencia anterior.
      A Daniela Camino puedes contactarla mediante su página “Interespecies”, en los enlaces que he dejado en los artículos. Un abrazo grande.

  6. Cristi permalink
    25 diciembre, 2015 12:30

    mi hijito Faustinito murió el martes 22 dic15. no puedo más de la pena. yo le prometí que si yo me moría lo llamaría para que viniera conmigo pero que si moría primero él. que me llamara a su lado. yo sabía no podría soportar el dolor que tengo en este momento. no puedo más le rezo que me lleve. no puedo más.

    • 26 diciembre, 2015 18:26

      Querida Cristi
      Lamento mucho que tu pequeño haya partido. Es sumamente doloroso perder a alguien que no solo forma parte de tu familia, sino que es parte de tu alma y de tu corazón. Deja que el dolor fluya, déjalo salir, permite que se exprese, porque es la única forma de comenzar a sanar.
      Hay una razón importante por la cual nuestros amados animales se van antes, y es porque así no quedan ellos desamparados si fuera al revés. Ellos son como niños que dependen enteramente de uno, así que a veces es difícil cuando no hay otra persona que se haga cargo de ellos (así me pasó con uno de mis perritos: permaneció amarrado a un árbol dos años porque su dueño falleció, y hasta que una protectora de animales lo rescató, cambió su vida y su destino cuando lo adopté yo).
      Lamentablemente no funciona el “irnos juntos” hacia ese otro plano, porque todo tiene su tiempo y su momento, es un equilibrio muy delicado que, si se rompe, quizá nunca podramos encontrarnos de nuevo con ellos. Todo tiene una razón de ser.
      Vive ahora tu duelo, repito. Ellos son criaturas de luz que están en otro plano, pero tengo entendido que aun estando lejos, pueden sentir nuestro dolor y sufren, no pueden seguir en esa luz ni transformarse y avanzar, sino que los frenamos. Como menciono en mi escrito, pide ayuda con un especialista: un tanatólogo es la mejor opción, porque es un profesional que no juzgará el hecho de que sea un ser de otra especie, sino que entiende que el dolor es igual. Él te ayudará a seguir el proceso y a sanar.
      Y yo desde aquí te mando todo mi amor y luz, para que encuentres el consuelo y la paz que necesitas. Desde aquí te abrazo y te mando bendiciones, que no dudo que Faustinito te las manda ya.
      Mayra

  7. silvia bañuelos permalink
    1 septiembre, 2015 11:18

    Hola
    Hermosa historia la tuya, me tienes con un nudo en la garganta, hace 4 días dormí a mis dos mascotas de 15 años; mi peludito había pasado hace unos 6 meses por tratamiento de quimioterapia y casi muere, lo superó, pero le salieron nuevos tumores, seguían creciendo y a veces sangraban, olían muy mal aunque le lavara… Mi peluda, por otro lado, ya no se levantaba, tenía problemas de artritis, adelgazó muchísimo en solo dos semanas, y los últimos 3 días ladraba muy raro, como con dolor, y me miraba fijamente a los ojos, una mirada penetrante… jamas olvidare esa mirada.
    Decidí dormir a ambos porque según el veterinario ellos ya habían vivido mas del tiempo promedio, en realidad tampoco quise que mi Negrito sufriera la pérdida de su compañera de toda la vida, aunque él estaba un poco mas fuerte a pesar de los tumores, ya no duraría mucho tiempo así, era cuestión de semanas para que lo volviera a ver desangrándose como anteriormente lo había visto…
    Estoy en un momento que nada me consuela, nada me motiva, todo me recuerda a ellos, me siento como un zombi, hago mis deberes pero siempre pensando en ellos y ¿cómo no hacerlo, si la mitad de mis preocupaciones, de mis planes, de mi tiempo eran ellos? Me siento con un vacío enorme y no puedo dejar de suspirar… jamas había sentido esto…
    Me gustaría saber qué me quería decir mi Palomita con esa mirada tan intensa… de alguna manera siento un poquito, pero un poquito de confort saber que ya no mas sufrimiento para ellos. Que si ellos tienen o no un lugar para después de la muerte física, ellos ya no sufren… los extraño como jamás, jamás, jamás imaginé que lo haría… y muchos me han criticado, “eran solo perros” pero eso no me ha detenido a llorar, no me importa lo que me digan, eran mi familia… Fueron mis bebes al principio y después se convirtieron en mis abuelitos… He tenido mil preguntas que me matan, y lo que mas me mata es no tener las respuestas, es solo resignarme y pedir paz al Todopoderoso.

    • 1 septiembre, 2015 12:55

      Hola Silvia

      Lamento mucho de verdad la partida de Palomita y Negrito. Es absurdo no considerarlos parte de la familia, porque lo eran y siguen siendo; no hagas caso de comentarios fríos al respecto, que no reflejan tu sentir y la realidad. Es particularmente doloroso por dos razones, por un lado porque te tocó estar con ellos en las etapas más críticas, que son la enfermedad, sus secuelas y el desgaste físico; y por otro lado porque tuviste que despedirte de ambos. Eso es muy duro.
      Por todo lo que describes, yo creo que actuaste de la forma correcta y fue en realidad, un acto de amor; a veces somos muy egoístas y queremos retenerlos en este plano solamente para que no suframos nosotros, cuando en realidad ya necesitan descansar sus cuerpos. Yo creo que la mirada de tu perrita significaba que necesitaba irse ya y yo creo que intuitivamente ya lo sabías, pero ocurre que nos cuestan mucho trabajo las despedidas.
      Es normal cómo te sientes ahora, pero si en unas semanas más te apesadumbra mucho, te sugeriría que vayas a una terapia, sobre todo de tanatología, para que puedas comprender y aceptar este proceso, pases por sus etapas y puedas también soltarlos y dejarlos libres, que no significa que los olvides. Yo estoy segura de que ellos están bien, porque las almas no mueren, y lo mejor de todo es que están juntos de nuevo. Y ahí estarán para cuando te toque partir. Mientras tanto, disfruta de esta vida como ellos lo hicieron: los perros viven el presente y son inmensamente felices con todas las pequeñas cosas que trae cada día. Disfruta este regalo.
      Un abrazo muy fuerte y mucha paz.

  8. Miriam Davila permalink
    27 agosto, 2015 04:08

    Hola Mayra
    Por el momento estoy en un mar de lagrimas por que mi perrita Chonga esta muy delicada y opte por la Eutanasia, no mas sufrimiento. Después de leer tu blog (que bueno que lo encontré, me ayudo bastante a comprender gran parte) mi chonguiss siento que se despide y lo acepta, es grandioso lo maravilloso que es compartir algo tan fuerte con otro ser vivo.. El trascender que hacen en nuestras vidas.. aunque no todos lo entiendan así, te agradezco mucho haber conocido su historia !
    -Miriam

    • 27 agosto, 2015 11:51

      Miriam, lamento mucho la partida de Chonga, siempre es muy duro y al inicio pueden quedar mil dudas de si actuamos de manera correcta. Yo creo que hiciste todo lo mejor para ella y bueno, si como yo crees que nos alcanzaremos en otro plano, eso llena de consuelo y paz. Gracias por compartirme tus sentimientos. Un abrazo fuerte y mucha luz.

  9. letty Estrada. permalink
    29 junio, 2014 11:47

    Querida Mayra Dios te bendiga que bella historia de amor .Estoy pasando el duelo de mi viejita Goldy una labradora maravillosa fue dificil su partida le hable en sus ultimos minutos me duele mucho se que no debo llorar se lo prometi pero no puedo evitarlo mi otro perrito esta trizte y lo lleve para que se despidiera de ella le dio un besito fue tan bonito y como cuentas hasta extraño el lavar su lugar he leido a Daniela me ha dado paz se que mi niña esta contenta pero yo debo estar feliz para que ella lo eeste que dificil es esto pero siempre estara en mi corazongracias por compartir esta vivencia tan linda.

    • 29 junio, 2014 18:15

      Letty
      Yo creo que a todos los que hemos vivido una experiencia así, interespecies, nos hermana el sentimiento, más allá de fronteras o creencias. Me conmueve mucho la partida de Goldy, pero a la vez es hermoso que hayas estado ahí para ella y más aún que tu otro perrito haya estado presente y haya tenido la oportunidad de despedirse. Yo creo que nunca nos dejan del todo, no solo en cuanto a nuestras propias creencias o a la huella que han dejado en nuestras vidas, sino en cuanto a su Luz y Amor. Te mando un abrazo muy grande, que la tristeza cada día sea menos y sean más los recuerdos maravillosos, y tu otro pequeño espero también sane pronto su corazón.

  10. Angela Chavarri permalink
    4 diciembre, 2013 20:13

    Mayra, gracias por compartir este hermoso relato, he llorado con esa honda tristeza con que lloramos a nuestros seres amados, cuando sabemos que ya no están, pero aun los extrañamos, aun cuando sabemos que están en un mejor lugar, y a pesar de que físicamente no los tenemos, siempre tendrán un lugar especial en nuestras vidas y en nuestros corazones. Yo conocí también a Daniela, a raíz de la perdida de nuestra amada mascota Rambito, no estábamos preparados para que el se fuera, enfermó y no hubo mas nada que hacer, y fue tanta la tristeza, el dolor, la sensación de que quizás hubiésemos podido hacer algo mas…y buscando respuestas encontré la pagina de Interespecies, e hice una cita con Daniela, y poder conversar con el, saber que estaba tan bien, que se había sentido tan amado, y que se fue en paz, fue reconfortante, el trascendió el 4 de febrero de 2012, y su partida marco una diferencia crucial en mi vida, Rambito cambio el modo en que yo percibía al mundo. Este año hice el curso básico a distancia de comunicación con animales, y fue toda una experiencia. Compartí tu experiencia tan hermosa en mi Face, para que muchos puedan conocer la historia de Frannie. Un gran abrazo.

    • 4 diciembre, 2013 21:40

      Ángela, muchas gracias por tus hermosas palabras y también por compartirme tu experiencia con Rambito, otro ser especial… es algo que pese a que es doloroso en su momento, al final resulta en algo maravilloso. Me emociona saber que pudiste tomar el curso con Daniela, yo no he tenido oportunidad de hacerlo pero todo aquel que lo ha hecho también habla cosas hermosas del mismo. Gracias también por compartir el enlace en FB, es un honor para mí. Ojalá y podamos leernos por allá también. Un abrazo grande.

      • Angela Chavarri permalink
        5 diciembre, 2013 08:42

        Por fa dame tu FB para leerte, mi nombre completo es Angela Irene Chavarri Bringas, gracias!

      • 5 diciembre, 2013 11:05

        facebook.com/mayra.cabrera.M98

  11. baxter herrera permalink
    5 mayo, 2012 12:20

    BUENOS DIAS POR FAVOR ME PODRIAN DAR EL CORREO ELECTRONICO DE DANIELA CAMINO,NECESITO CONTACTARLA PARA VER SI ME PUEDE AYUDAR CON UNA MASCOTA QUE SE ME MURIO MI CORREO ES BHGVE@YHAOO.COM
    GRACIAS.

    • 5 mayo, 2012 22:43

      Hola

      Lamento mucho lo de tu mascota. Por favor da click en las ligas del artículo donde viene su nombre o el nombre de su página. Si no, entra a su página en http://www.interespecies.org, ahí vienen los datos de contacto. Muchísima suerte.

  12. bertha permalink
    29 marzo, 2012 16:20

    ahora si, lloré, lloré y lloré… imposible no hacerlo… es tan díficil aceptar la trascendencia de nuestros seres queridos, aunq sepamos q están en un mejor lugar… gracias por compartir tan hermosos relatos …..un abrazo bien fuerte !

    • 29 marzo, 2012 18:19

      Gracias a ti, querida Bertha. Va otro abrazo de vuelta (y tenemos que vernos pronto, ¿eh?)

  13. Anónimo permalink
    29 marzo, 2012 14:11

    Yo que soy de lágrima pronta, estoy como una verdadera “Magdalena”, sin embargo cuántas cosas aprendí con tu experiencia junto a Frannie; Daniela es un ser especial como todos nosotros pero con un don adicional y sí, la convivencia diaria con tus canes te enseña a comprender lo que quieren o lo que necesitan con solo mirarlos.
    Me queda claro que eres una mujer con mucha fortaleza….y sobre todo que cualquier otro pequeño que esté destinado a ser recibido por tí…será un ser privilegiado, lleno de amor y cuidados…..como todos deberían de serlo.
    Repito, un fuerte abrazo para tí, los tuyos y el resto de la camada.
    Isa

    • 29 marzo, 2012 14:30

      Hola Isa

      No sé si realmente tengo fortaleza, creo que es algo que vamos aprendiendo y tomando de todos aquellos que tocan nuestra vida. Yo lo remontaría a mi mamá, ella sí que es una mujer fuerte y un ejemplo a seguir.
      Muchas gracias sinceramente por tus hermosas palabras, espero un día estar a la altura de las mismas. Y todos los buenos deseos y abrazos, los recibimos con mucho cariño.

      Un abrazo

  14. Anónimo permalink
    29 marzo, 2012 13:55

    amiga, me tocas el corazón.. yo tengo a una de mis hijas de 13 años enferma… me sacaste las lagrimas y me hiciste visualizar un poco lo que tengo que “hacer” cuando “llegue el momento”… un abrazo y mucha luz! Gracias por compartir 🙂

    • 29 marzo, 2012 14:26

      Sandra, yo te entiendo muy bien, los días (semanas o incluso meses) previos, pueden ser realmente desgastantes, dolorosos… Pero lo bueno es que no duran: o nuestros canitos mejoran o nos avisan que necesitan ya descansar de sus cuerpos. Sé que en tu caso las cosas ocurrirán como deban ocurrir, ya lo verás.
      Mucha luz también para uds., en especial para tu canita mayor.
      Un abrazo

  15. 29 marzo, 2012 13:02

    Realmente precioso Mayra. Yo también lo sé, también sé que van a un buen lugar, aunque tampoco sé cómo lo sé. Volver a casa es el destino de todos, de ellos y nuestro. Y ojalá en el camino seamos capaces de crear muchas historias maravillosas como la vuestra. Un beso.

    • 29 marzo, 2012 14:22

      Querida Beatriz, todo un halago tus palabras viniendo de alguien que además de escribir tan bien, ama a los animales. Me encantó la frase de “volver a casa”, me estremeció, mejor no pudo decirse.

      Un beso

  16. Liliana Camacho permalink
    29 marzo, 2012 12:52

    Mayra que hermoso homenaje a Frannie. Yo recuerdo con mucho cariño todas tus historias con todos tus canitos, desde que existía el club de bassets argentino y siempre que tengo oportunidad me encanta leer lo que escribes. Te mando un fuerte abrazo.

    • 29 marzo, 2012 14:21

      Hola Liliana

      Muchísimas gracias, qué más puedo decirte. Y del club de bassets argentino, el de Basseteros sin Fronteras, lo hemos retomado recientemente y está, precisamente, en Facebook, bajo ese nombre. ¡Por allá nos vemos!
      Un abrazo

  17. Anónimo permalink
    29 marzo, 2012 12:50

    Ay, May he leido todo lo referente a Totis y creeme que me has hecho llorar en todos y cada uno de los relatos, aunque no tenemos el gusto de conocernos personalmente solo via electrónica, entiendo tu dolor y es como te dije alguna vez esa paz y resignación irá llegando poco a poco, y algún día nuevamente nos reuniremos con ellos, mucha razón llevas en no importa si es un animal de raza o criollo ya en edad adulta, geriatra, o un cachorro, he usado terminos que normalmente se usan con humanos pero porque no usarlos tambien con ellos, si son parte de nuestra familia, ya sea en cada etapa y el tiempo que pasan con nosotros son tiempos maravillosos, sea corto o largo.

    Gracias por compartir estos bellos momentos con nosotros, gracias por toda esa valiosa información y sobre todo por ser como eres

    • 29 marzo, 2012 14:19

      Hola

      Aunque no nos conozcamos personalmente siempre me ha parecido increíble el contacto que puede tenerse con alguien más por este medio. Sí, concuerdo en lo que dices, principalmente en que “el tiempo que pasan con nosotros es maravilloso, sea corto o largo”.
      Fue para mi un placer poder compartir esto y el honor es mío.
      Un abrazo

Trackbacks

  1. Cuidados básicos para animales en etapa terminal « Relatos Caninos
  2. La trascendencia de los perros: los últimos preparativos « Relatos Caninos
  3. ¿Recuerdas, Frannie..? « Relatos Caninos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: